Collarada, 22 de agosto de 2018

29.8.18 0 Comentarios




COLLARADA. Circular. Collarada, Collaradeta, El Fraile, Peña Nevera y Somola Alto. 22-agosto-2018

FOTOS de la ruta.

Andrés, Rubén, Tony y Antonio. 6h. Carrefour. Con un ligero retraso salimos con el coche de Rubén hacia Villanúa. Temperatura agradable, 16° en Huesca y 12° en la barrera de la pista que accede a los refugios situada a 1245 m. altitud, punto de partida y llegada.
A las 7,20 h comenzamos a caminar por la pista, son tan apenas 300 m., un cartel nos señala a la derecha la senda que conduce hasta el refugio de la trapa y que viene desde Villanúa, 2,10h indica. A las 8,25h, tan apenas 55' más tarde llegamos, pensamos que los tiempos están mal calculados, aunque el desnivel es importante, 500m., no hemos subido tan deprisa como para quitar tanto tiempo......pensamos.
La humedad en el ambiente, que presagia tormentas por la tarde, hace que vayamos empapados. Rubén aprovecha la fuente para rellenar el bote. Observamos un quebrantahuesos que revolotea por encima de nosotros. Veremos  varios más de estos ejemplares (buitres de las ovejas) en peligro de extinción a lo largo de nuestro recorrido.
A partir de aquí hay que seguir marcas e hitos, senda muy bien señalizada hasta el último tramo de ascenso. La pedrera ha creado varias alternativas pero que todas lleva a la trepada final de  la chimenea.
En esta última fase del ascenso observamos cómo desciende, por nuestra izda., todavía por encima de nosotros, un runner que nos ha pasado antes del refugio, y poco antes de la chimenea nos adelanta otro.
Al fondo observamos un par de parejas que siguen nuestros pasos.
Al llegar a la cima, 10,43h, tenemos suerte y se ha disipado la neblina que veíamos en el ascenso. La también llamada montaña pastel, seguramente por la forma de guinda de la cima, nos permite unas vistas por todos los lados espectaculares... Imposible enumerar todos los Picos, se ven todos, incluso si el día está despejado, hacia el sur, se pueden atisbar Moncayo y los Picos de Urbión. Y al fondo, a sus píes, el Ibón de Ip, lleno, con aguas azules que contrastan con el azul celeste del cielo.  Comemos algo de fruta, y un fresco melón troceado que ha subido Tony. Aprovechamos la presencia del corredor para que nos haga la foto juntos y comenzamos el descenso hacia el collado de Ip, 11,07 h.
Los hitos no ofrecen ninguna duda para seguir la ruta, tras un descenso rápido, saltando por una pedrera final, a las 11,32 h. estamos en el Collado.
Iniciamos un nuevo ascenso hacia el Fraile, vamos ladeando a media altura la cresta evitando descender lo mínimo posible, este tramo está compuesto de piedra suelta, cantos rodados relativamente gruesos que nos permiten avanzar sin deslizar os. . Por la zona denominada El Paso vamos buscando la cima, pero antes nos encontramos con la grata sorpresa de la ventana del Fraile. Un agujero enorme  en la roca por la erosión nos permite disfrutar de unas vistas del Ibón de Ip únicas, con un marco natural irrepetible.
Ascendemos por la parte izda de la "ventana", nos obliga a descender unos metros para evitar pasar sobre ella, fotos y seguimos hasta el Fraile, 2.702 m.. (12,20 h.)
En la cima nos percatamos que las nubes ya empiezan a ser más persistentes, se van agrupando y son más negras, pero todavía abundan los claros sobre las sombras.
Cresteamos y descendemos al collado de Collaradeta para seguir camino a su cima. No ofrece complicación alguna, intuitivamente vamos avanzando por las gleras de piedra  suelta siguiendo a  la cima en diagonal, una pequeña trepada y ya estamos en la cima. 12,47 h.
En el descenso observamos una docena de sarrios que se dirigen galopantes hacia una chimenea al norte que tiene una pronunciada caída hacia Ip. Ni rastro cuando nos acercamos.
Peña Nevera, nuestro próximo objetivo. Descendemos un poco más, hace rato que no vemos marcas. Para evitar seguir haciéndolo afrontamos una trepada para superar una raya de piedra. Salvado este  obstáculo, seguimos ascendiendo  después por la ladera llena de piedra blanca y cardos en flor a cuyo  alrededor revolotean las avispas. Parece mentira que subsistan a esta altura.
2715 m, 12,15 h. Cima de Peña Nevera. Las vistas desde aquí del Ibón de Bucuesa nos recuerdan nuestra excursión pasada por el valle de Aurín hacia el Somola y que no pudimos concluir por la cantidad de nieve.
Descendemos  de nuevo hacia las dolinas que nos separan de nuestro siguiente objetivo, Somola Alto. Impresionantes también los agujeros kársticos, otra sorpresa del recorrido, con uno de ellos de grandes dimensiones, con proporciones de 50x50 y una profundidad de más de 70 m. que todavía permanece rellena  de nieve hasta la mitad.
Tenemos que girar hacia el sur para dar la vuelta a la cima del Somola y afrontar por esta cara los últimos metros de ascensión. Un trepada fácil nos acerca a la explanada de la cima, nos caen las primeras gotas, el cielo se está cerrando encima de nuestras cabezas. 2685 m, 13,49 h.
El pequeño prado de la cima alterna la superficie herbosa con una gran cantidad  de flores edelweiss. Vistas de nuevo sorprendentes, especialmente de Peña Telera y del valle del Aurín.
Precipitados la marcha porque arrecian las gotas y todavía nos quedan, a priori, una última cima, Somola Bajo.
Se crestea en la bajada del Somola, con cuidado no ofrece gran dificultad el destrepe salvo en algún tramo de piedra suelta que hay que prestar más atención por no desprender piedras por el resto de compañeros.
Cuando descendemos la zona más complicada empieza a granizar y tenemos que ponernos chubasqueros con rapidez. La temperatura ha descendido rápidamente, no estaremos a más de 10°. La piedra mojada y la lluvia, junto con los truenos que se oyen a izda y dcha., nos obliga a abandonar la idea de seguir al Somola Bajo.
Decidimos no crestear y retrocedemos  unos metros para tomar la pedrera, debajo del Somola Alto, e improvisar una ruta hasta el refugio de Cubilar de la Espata. Estamos a 2600 m., tenemos que descender 1000 m hasta el refugio, donde haremos un descanso y comeremos. Son las 14 h.
Seguimos con el mapa los pasos adecuados que nos permiten seguir descendiendo sin mayores problemas. Pedreras, canchales, superficies de piedra kárstica (lapiaces),  y mantos herbosos vamos superándolos poco a poco , dejamos  atrás el circo de Borreguil, donde sorprendemos a media docena de corzos que desaparecen rápidamente en cuanto detectan nuestra presencia, y nos adentramos en los prados de Marañán. Ha parado de llover pero seguimos escuchando truenos. Al final de este valle atisbamos de nuevo trazas de senda y mojones que nos confirman hemos tenido buena orientación; retomamos la senda marcada por hitos que nos lleva por el barranco del Bozuelo hasta el refugio, al que llegamos a las 15,27 h., justo cuando empieza de nuevo a llover.
Comemos y damos tiempo a que aminore la lluvia. A las 15,55 h., con chubasqueros todos menos yo, continuamos el último tramo de descenso por la senda que indica Villanúa. Lo hacemos alternando el trote con caminar, así en tan apenas 25 minutos estamos en el puente que cruza el barranco  y 15 minutos después, a las 15,39h., llegamos al coche, punto final de esta inolvidable jornada, no sólo por el esfuerzo sino por la belleza y singularidad del recorrido.

 Estadística :
 Distancia total: 19,50m.
 Desn.subida acumulado: 2563.47m
 Altura máxima : 2895.17 m
 Altura mínima : 1254.7 m
 Ratio de subida: 31.82 %
 Ratio de bajada : 26.09 %
 Desnivel positivo por Km: 142.1 m
 Desnivel negativo por Km:139.39 m
 Tiempo total : 8:54:28 h
 Tiempo en movimiento: 6:55:02 h
 Tiempo parado : 1:59:26 h

0 comentarios:

Barrancos: Bergazo y Forcos. 18.agosto.2018

29.8.18 0 Comentarios



Barrancos Bergazo y Forcos. 18.agosto.2018.

FOTOS

Diez personas, 6 Javieres (Cru, Almarcegui, Tony, Monclús, Piñeiro  y Rico) y un matrimonio amigo de Cru, con su hija y un sobrino, partíamos a las 6 h. desde Salesianos hacia Bergua, punto de inicio de la aproximación a los barrancos.
Aparcamos en la carretera de acceso, después de cambiarnos de ropa, unos en traje de baño y otros con la parte inferior del  neopreno, y cargar con las mochilas, comenzamos la larga caminata cruzando el pueblo para descender al Barranco  Forcos (o Otal), justo donde converge con el barranco de la Pera, y continuando ya en ascensión por el PR de ESCARTIN.
Poco más arriba de una mallata que se utiliza como punto de descanso, una vez cruzado el barranco Bergazos o del Fabar, tenemos que desviarnos a la derecha, unos mojones lo marcan, y seguir ascendiendo por una senda mal señalizada, se sigue no obstante la traza intuitivamente,  hasta encontrar el punto de comienzo del descenso.
BARRANCO BERGAZO
Caudal-Con algo de caudal hasta meses de verano.
Rapel mas largo-25 metros.
Neopreno-si.
Aproximación-1,15 minutos
Retorno-20 minutos.
Tiempo descenso-dependiendo de participantes 2,30 horas.
Cuerda-Si, una de 50-60 metros.
El barranco tiene tramos configurados en Flysch, rocas de origen sedimentario compuestas por una alternancia rítmica de capas de rocas duras, caliza, pizarra o arenisca, intercaladas con otras más blandas, margas y arcillas que favorecen su erosion formando formas caprichosas.
Una vez colocado el resto del equipo y realizar la foto de rigor, comenzamos el descenso.
Los rappeles se van realizando sin dificultad, cada vez con más soltura, utilizando en los más largos doble cuerda. Cru y Piñeiro aleccionan al grupo de técnicas y mejores praxis.
Llegamos a  la senda por la que hemos ascendido, aquí coincidimos con un grupo que creemos quiere realizar nuestro mismo recorrido. Nosotros seguimos el descenso, nos quedan 3/4 rappeles antes de llegar a la senda inferior que discurre casi  paralela al Forcos.
Una vez en la intersección aprovechamos para comer, aquí iniciamos la aproximación a la cabecera del comienzo del descenso del Forcos, utilizando para ello la senda PR que lleva a la localidad abandonada de Barsarán.
BARRANCO FORCOS.
Descripción: Flysch. Longitud 2 kms. Desnivel 140 metros.
Material: Cordino 15/20 metros. Peto de neopreno.
Horario: Acceso 1.30 a 2 h. Descenso 2 h. Retorno 15/20 minutos.
El barranco, estrecho y muy oscuro, comienza con un salto de cinco a ocho metros, a gusto del barranquista, o rappelando si se quiere evitar sobresaltos, y una larga badinas. El grupo saltamos todos, algunos repiten por la otra orilla.
Árboles enmohecidos, musgo y helechos y una vegetación en general que parece tropical se pueden observar desde el cauce, sorprendiendo por su frondosidad. Sigue con unos tres metros de ancho durante unos cien metros hasta una curva que cambia la dirección y nos lleva, en poco tiempo, de nuevo a la confluencia de barrancos. Pequeños saltos, destrepes y badinas nos hacen disfrutar del recorrido. El caudal es pequeño pero constante.
Repetimos algún que otro salto en badinas más profundas ascendiendo por los laterales.
Casi sin darnos cuenta llegamos al final, abandonamos el río por la senda que hemos comenzado la aproximación, un poco antes de una valla que invita en la puerta a entrar para tomar refrescos, a unos 200 m. de la badina y puente que cruza el río para ascender a Bergua.
Nos quitamos los neoprenos, los aclaramos, nos aseamos un poco y sin pérdida de tiempo seguimos hasta los coches.
Cambio de ropa, damos cuenta de unos piscolabis y después de dar Voltaren a Miguel en el tobillo, partimos hacia Huesca.
Día estupendo, tiempo fresco por la mañana que nos ha permitido realizar la aproximación sin demasiado sofoco y calor al partir del mediodía que se agradecía evitándonos sentir frío en el Forcos. Lástima del golpe de Miguel en una caída tonta, que a priori pensábamos era un  golpe sin mayor importancia, pero que ha  resultado ser una rotura del astrágalo que le mantendrá sin actividad durante 45 días como mínimo, perdiéndose la travesía de Montaña prevista por el Club en septiembre. Bravo por su capacidad de sufrimiento, terminó los últimos tres rappeles del Bergazo y el Forcos entero.
Le deseamos una rápida y efectiva recuperación.




0 comentarios:

Peña Cancias, circular desde Gillué. 22 de julio de 2018

28.8.18 0 Comentarios


Galería de FOTOS.

Encarna, Niko, Merche, Andrés, Alex, Belén, Luichi, Jairo, M. Almarcegui y Antonio.
Quedada en Salesianos a las 6h para en dos coches, Niko y Andrés, dirigirnos a Gillué, localidad à la que llegamos a las 7,10h. Seguimos por la pista que asciende paralela al barranco de Gillué, situada a la salida del pueblo, con intención de llegar a la zona llamada  Mesón de Gillué. Sólo podemos avanzar un km debido a su  mal estado, en la zona de los "coscullos" aparcamos aprovechando una zona ancha a nuestra dcha en el comienzo de una pista.
Son las 7,25h cuando comenzamos a caminar. La temperatura no supera los 12° y pese a picar la senda constantemente para arriba vamos con una segunda capa de abrigo.
La pista se eleva por encima del  barranco hasta el Mesón, no lo suficiente para impedir escuchar el sonido rompedor de los saltos de agua acompañando los primeros cantos de los pájaros que algunos tratamos de imitar. Pinos blancos, carrascas y bojes alternan con algún acebo perdido.
En el Mesón, siguiendo la pista cruzamos el barranco justo en la convergencia de otros dos, el de la Selva y el de Galindo. Unos doscientos metros y junto a una pequeña mallata abandonamos a la  dcha la pista principal que gira abruptamente a nuestra izda hacia la aldea abandonado de los Fablo.
El barranco de Galindo será nuestra referencia llevándolo unos metros a la dcha hasta cruzarlo por una zona de prados debajo de los "concellos".
No hay hitos, seguimos la pista que se sigue elevando alternando línea recta con curvas que superan pequeñas barranqueras.
La vegetación, no muy espesa en estos tramos, nos permite divisar al otro lado del barranco, en lo alto, la ermita derruida de Fragen (1206m).
8,15 h. Poco antes de llegar al final de esta pista, llevamos aproximadamente 3,25 k. de marcha, unos hitos a  dcha nos marcan la senda (1226 m) que seguiremos en una empinada ascensión. Son una de las pocas marcas que hemos visto en el camino recorrido hasta ahora.
La subida es muy bonita, cubiertos por la espesa vegetación reverdecida por las abundantes lluvias de esta primavera.
Líquenes, helechos y boletus Suillus Luteus estarán visibles y abundantes en toda la jornada.
8,40h. 4,10 km. (1420 m.altitud). Nuestra decisión es realizar una circular a la Peña, por este motivo en este punto decidimos tomar la senda a la izda que nos lleva inicialmente a cruzar el barranco Galindo y seguir  por una traza perdida y cubierta por pinos caídos, bronza y zarzales. Cruzamos barranco campo Puerto improvisando el recorrido guiándonos por el track debido a la ausencia de marcas.
9,20h.; 5,08 km. Sólo al llegar a la ruinosa mallata de Foratiello (1528 m)y sus laderas de pastos encontraremos los hitos que, ahora sí, siguiéndolos nos llevarán hasta el repetidor de Punta Gradatiello (1927 m).
Vamos realizando diversas paradas para descansar y realizar fotos de las vistas que tenemos detrás, hacia el sur, las flores amarillas de los erizones favorecen el contraste multicolor de los verdes de árboles y pastos.
Antes de llegar a la cresta una docena de cabras montesas, con una hermosa y preciada cornamenta, huyen ante nuestra presencia desplazándose por la cresta hacia Cancias.
10,15h. Perdemos unos minutos observando las primeras vistas que tenemos del Valle del Ara y los Pirineos. Nos fijamos también con detenimiento en los pueblos  abandonados  de Basarán y Escartín, localidad esta última que visitamos no hace  un mes desde  de Bergua.
10,37h. 7,37 km. (1930m.).Llegamos al repetidor por la cresta, superando todos la zona aérea sin dificultad. Hora de almorzar.
Media hora de descanso disfrutando de la excelente mañana y refrescándonos con un melón troceado que ha subido Niko.
El descenso lo iniciamos por la ladera para evitar el paso delicado anterior. Con el destrepe buscamos la traza normal pero nos desviamos a la dcha  para descender en diagonal por encima de los erizones, evitándonos el zigzag de la subida.
En este tramos Luichi se percata de la pérdida del móvil. Vuelve sobre sus pasos con Andrés para localizarlo, encontrándolo afortunadamente en una zona de piedras.

Llegamos al punto de la subida donde hemos dejado el cartel que indica la dirección a Cancias. Hemos descendido 150 M que tenemos que volver a recuperar para hacer cima.
La senda discurre casi en línea recta hasta la cima, superando un pequeño prado con una pendiente que se endurece en los últimos metros.
11,48h. 9km. (1929 M) Peña Cancias. Foto de grupo y 15 minutos de relax en la cima.
Descendemos dejando el barranco del Solano a la izda, buscamos las marcas aunque la senda es perfectamente predecible, casi baja recta por una zona de piedras sueltas y erizones a buscar el Barranco Galindo. En el pequeño prado un hito a la izda marcan la senda que llevaría al cruce de caminos para continuar a Laguarta o Fiscal.
Después de reponer los botes con agua del barranco seguimos a la dcha continuando su cauce  . Primero por la dcha hasta cruzarlo a pocos metros y seguirlo después en paralelo ligeramente elevados, alejándonos de su curso.. Vamos escuchando el sonido del agua que produce sus  pequeñas cascadas.
La senda igual de cubierta que el tramo de subida se hace muy agradable, mucha vegetación, tanta que en varios tramos forma su ramaje túneles que nos obligan a agacharnos. Algunas zonas de hayedos dispersos ha creado un manto tupido de hojarasca. Huele a humedad, a bosque.
Apenas 1 km de recorrido y llegamos al cruce de esta mañana. Desde aquí hasta el coche el camino de vuelta es el mismo.
14,07 h. Coche. Después de refrescarnos, cambio de calzado y camisetas, decidimos terminar la jornada comiendo en Laguarta. Llamamos para avisar. Nos esperan. La hora que es no da para muchas alternativas. A posteriori la decisión no ha sido muy acertada, se pasan con la minuta en opinión de todos.

Estadística:

Distancia total 16.75 Km  Desn. de subida acumulado 1275.08 m Altura máxima 1943.9 m  Altura mínima 1032.6 m  Ratio de subida 15.37 %  Ratio de bajada 16.96 %
Tiempo total 6:38:15 h Tiempo en movimiento 4:39:38 h Tiempo parado 1:58:37 h
Velocidad media total 2.52 Km/h Velocidad media en movimiento 3.59 Km/h Velocidad máxima sostenida 17.63 Km/h

0 comentarios:

PEÑA TENDEÑERA. Circular al pico desde Linás de Broto. 18 de julio de 2018

26.8.18 0 Comentarios


PEÑA TENDEÑERA. 18 julio 2018

Galería de FOTOS.

Andrés, Tony y Antonio. La ruta elegida es partir desde Linas de Broto, realizando una circular al Pico, ascendiendo por el oeste (más vertical) y bajando por el este. La aproximación está prevista realizarla por la pista/senda que discurre por la izda del Río Sorrosal y el regreso hacerlo por la pista. Hemos aparcado a 500 M. de la salida del pueblo, en una pequeña explanada situada a la izda de la carretera, justo antes del puente que cruza el barranco del Sorrosal.
7,20 h. (1236 m.altitud). Comenzamos la jornada en una mañana fresca, tan apenas 12 ° en la salida. Las nubes intermitentes harán a lo largo del día que la temperatura no apriete en la ascensión,  todo lo contrario, en las paradas largas, almuerzo y cima, tendremos que abrigarnos.
Antes de comenzar a caminar observamos al fondo nuestro objetivo, que empieza a recibir por el este los primeros rayos de sol en la parte alta.
Seguimos una pista limpia que conduce a los campos próximos pero que cambiamos  enseguida por otra a nuestra derecha, camino de suaso. Una señal nos lo indica, no hay pérdida posible.
Discurre siempre paralela al barranco con una suave ascensión pero constante hasta el puente medieval de la Mercera (1550 m.). El camino hasta aquí es muy agradable, flanqueado con bastante arbolado  y vegetación que en algún tramo crea espacios oscuros, como si caminásemos por un túnel verde. No faltan fresas silvestres para degustarlas, pequeñas pero abundantes. A la vuelta no tenemos intención de hacerlo por el mismo sitio, pero sería una buena opción para conseguir una excelente sombra.
8,14h. Cruzamos el puente y salimos a la pista que asciende por la dcha del barranco, antes hemos dejado unas señales a nuestra izda indicando cascada 1 y cascada 2. Tras una serie de dudas regresamos al desvío de la segunda  y seguimos por la senda que nos lleva a la cascada que forma el barranco de "la plana de abozo". La cruzamos y seguimos una de las distintas trazas marcadas en un bosque de helechos. Seguimos ascendiendo en diagonal por la ladera situada a la derecha del barranco de "las fuebas", justo por debajo del refugio de La Faja o de Linás. Lo visitaremos al regreso, a la vuelta de nuestra circular descendiendo por el camino más tradicional.
Una treintena de buitres que ascienden corriendo por la otra ladera desde el fondo  del barranco nos llaman graciosamente la atención. Estarán "fartos" y no podrán levantar el vuelo.
Cruzamos en la ascensión un nuevo barranco, el del "cebollar", en el punto donde mejor se aprecian las cascadas escalonadas que forma poco antes de terminar su corto recorrido en el homónimo de Las Fuebas.
Desde aquí y hasta La Plana Tropacal nos acompañarán las vacas, tenemos que rodearlas y apartarlas en algún tramo por invadir el camino.
En la Plana, donde hay más de un ciento de vacas y terneros, cuando nos ven aparecer se dirigen casi en estampida hacia nuestra posición, tenemos que ahuyentarlas à medida que se acercan. Mugen con nuestra presencia, profanos en la materia, deducimos que piensan somos los pastores. Por un momento nos hemos asustado.
Hasta aquí, unas veces hemos ido siguiendo las huellas en la superficie herbosa, otras los hitos nos han confirmado la buena dirección, pero el collado de Los Baciones (2199 m.), a la izda de Peña Tendeñera y al fondo de la plana, no tienen pérdida.
Subimos al collado siguiendo trazas en zigzag que ayudan a sobrellevar el desnivel. Hemos decidido almorzar al alcanzarlo. Una vez arriba, 10,20h., buscamos la ladera oeste para evitar la brisa, vamos sudados y aún abrigándonos "rasca".
Reponer fuerzas nos viene bien para afrontar el último tramo. Ascendemos por la cresta del collado para después girar a nuestra izda y  buscar una chimenea  que tenemos que afrontar ayudándonos de manos por su verticalidad. A partir de aquí será necesario utilizarlas en numerosas ocasiones.
Superado este primer escollo, dejamos un nevero a nuestra izda y seguimos los hitos que nos marcan el camino. Los mojones, y no será por falta de piedras, son difíciles de encontrar en algún tramo, tanto que para superar la siguiente raya, que nos obliga a una nueva trepada, lo hacemos cada uno por un sitio distinto. Yo me desvío ligeramente a la izda y las encuentro cuando he superado casi el obstáculo. Desde que hemos abandonado el collado los cantos rodados, de mayor o menor tamaño, nos acompañan constantemente. Nos encontramos unos metros más arriba.
Otro  nevero no es obstáculo y lo superamos sin pisarlo. Buscamos la siguiente trepada, de la que teníamos referencia, por una pequeña brecha equipada con una cuerda que nos sirve de apoyo.
Un pequeño nevero cubre la senda, por seguridad deberíamos utilizar los crampones, pero vemos que podemos evitarlo por la parte alta, así lo hacemos, utilizamos también la trinchera que forma por el deshielo.
A partir de aquí los cantos rodados se convierten  en pedrera, aumentando la dificultad, paso adelante y dos atrás. Subimos con cuidado para evitar desplazar piedras, nos dispersamos por seguridad.
El color blanco de la piedra caliza cambia en los últimos 150 m. por el marrón ferroso que caracteriza la cima de Peña Tendeñera.
La pendiente, desde que hemos almorzado, no baja del 30% y en los últimos metros supera el 45%, nos obliga a utilizar de nuevo las manos para  buscar sujeción en las piedras.
12,20h. Cima. Nos abrigamos, sopla el aire con  fuerza suficiente como para sentir no frío pero sí sensación de protegernos. Todas las cumbres, sin excepción, tienen su peculiaridad, pero esta, con una situación privilegiada en medio de los grandes, proporciona una visión espectacular de la Sierra de Argualas, Infiernos, Vignemale y Monte Perdido, así como de los montes y sierras del sur. Panticosa, la otra vía de acceso por el barranco de la Ripera, también es visible.
Fotos por los cuatro costados, a las 12,45 h., ante la presencia de nubes de evolución, decidimos precipitar  el camino de regreso. Esta mañana marcaban agua a partir de las 15 h.
El paso complicado de unos 15 m. lo superamos sin dificultad, sin agua ni nieve no ofrece mayor peligro que, como es el caso de hoy, tener cuidado con las rachas de aire. Por seguridad, en mi caso, me agacho en un momento para minimizar el riesgo.
Por esta cara vemos con más abundancia y mejor situados los hitos que nos marcarán el descenso.
Lo hacemos por debajo del Rincón de Año buscando Fañarizas Altas y los prados del Barranco de Cebollar. Evitamos unos pequeños neveros pero en el último no evitamos la tentación de trotar hincando tacón.
Evitamos molestar a las vacas, que a esta hora pacen en el fondo del prado, descendiendo a media  ladera de Fañarizas Bajas y dejando esta vez  el barranco del cebollar a nuestra derecha.
Recuperamos una senda trazada por las vacas que nos acerca al refugio de Linás, 14,25 h.
Desde aquí recuperamos la senda de ascenso hasta el desvío de las cascadas, donde tomamos la pista que no dejaremos hasta la carretera.
14,55h. Sólo nos entretiene  una leve parada en la fuente del furco para coger agua. Echamos la vista atrás y observamos cómo se van cerrando las nubes, lo que nos obliga a no relajarnos en el largo tramo de pista que nos queda hasta el coche.
Una vez en la carretera, 500 m de asfalto y ya estamos en el coche. 15,53 h.
Íbamos avisados, jornada larga y dura pero que ha tenido una bonita recompensa.

Estadística:
Distancia total 20 Km Desn. de subida acumulado 1758.11 m
Altura máxima 2865.45 m Altura mínima 1226 m.
Ratio de subida 20.12 % Ratio de bajada 16.85 %
Tiempo total 8:35:30 h Tiempo en movimiento 5:53:45 h Tiempo parado 2:41:45 h
Velocidad media total 2.33 Km/h Velocidad media en movimiento 3.39 Km/h Velocidad máxima sostenida 8.94 Km/



0 comentarios: