Anayet

30.10.17 0 Comentarios


FOTOS de la Jornada


Anayet-Vértice

Andrés, Carlos Abadía, Rubén, Tony y Antonio. 25-10-2017.
Mañana fresca pero se presume calurosa, tanto que desde el inicio de la caminata, vamos en manga corta, 8°. Partimos desde el Corral de las Mulas (1650 M) porque la barrera impide el acceso al parking de las pistas de sky, un km de asfalto nos acerca al telesilla “anayet” donde cogemos el GR-11 para dirigirnos por el barranco de culivillas hasta los ibones de Anayet (2232 M).
El barranco baja con agua, no mucha, pero aún así forma una bonita cascada al final, justo en el collado. Los pastos amarillean, reflejando la persistente falta de precipitaciones que afectan también a la falta de llenado de los     ibones.
 IMG_20171025_110355.jpg
Aún así sacamos bonitas instantáneas, aprovechamos el reflejo de las imágenes en sus aguas.
Observamos a un par de chicas, no nos ofrecen duda pese a la distancia, que están realizando fotos en el otro extremo del ibón, Tony las inmortaliza con una bonita instantánea que luego, cuando las alcancemos, les mostrará.
IMG_20171025_112540.jpg
Después de almorzar, bordeamos el ibón por el este para coger la senda que nos acercará al collado de Anayet. Justo donde converge ésta con la senda que como continuación del GR-11 se dirige a Anayet bordeando en este caso al ibón por el sur, la hemos abandonado en los Llanos, nos encontramos con una de las chicas que veíamos antes, la otra está unos metros más arriba. Aludiendo a una falsa regla de montañeros cuando se encuentran en los cruces, nos damos un par de besos. Tony les enseña su foto y las invita a visitar la página del club para descargarla. Son de su tierra, catalanas. Ascenderemos juntos los metros que quedan hasta el collado (2414 M. IMG_20171025_121034-PANO.jpgEllas se quedan descansando y nosotros continuamos.
La senda que bordea nuestro objetivo por el oeste, después de una suave trepada, nos deja en la característica piedra roja que una vez atravesada nos acerca a unos zigzag de cantos de piedra suelta que nos sitúa en las no menos famosas cadenas.
 IMG_20171025_123605.jpg
Esperamos a que desciendan una pareja de montañeros, el más avezado es de Sallent, ha subido con un perro, el otro está utilizando arnés para superar su vértigo , chapó, vaya mi felicitación. Las pasamos muy bien, para todos es la primera vez. Seguramente que con hielo, nieve o solamente con la piedra mojada ofrecerán un plus mayor de peligro.
A partir de aquí hay que utilizar constantemente las manos para la fuerte trepada que hay hasta la cima. No hay sensaciones aéreas, si unos buenos agarres cuando hay que apoyarse.
12,45 h cima. Horizonte despejado, nada de aire, lo que permite disfrutar del lugar. Bonitas vistas de las pistas de la zona de Espelunciecha, el Midí y Canal Roya. Marcamos visualmente el recorrido que pretendemos hacer a la vuelta, descendiendo hacia la canal por el GR , cruzando “el salto de agua” del ibón a media ladera, pasando los dos  canchales de piedra suelta y ascendiendo por las gradas de superficie herbosa  hasta el  rincón” de Espelunciecha. Aprovechamos la llegada de las chicas para que nos hagan foto de grupo, un trago de la bota, y después de media hora vamos a por nuestro segundo objetivo, el Vértice.
IMG_20171025_130129.jpg
Descenso más fácil de lo que pensaba, sólo algún pequeño resbalón en la zona con piedra suelta antes de las cadenas.
Antes de llegar al collado nos cruzamos con una pareja que habíamos adelantado en el barranco, nos sorprende que ella, con el día que hace, lleve pantalón de pana y polainas.
Ya en terreno rojizo seguimos hacia la punta de lapicero del Vértice. La traza de subida, bien marcada al principio, se difumina bastante en la ascensión. No obstante, la senda, no muy bien definida, no tiene pérdida, siempre por la cara oeste evitando la cresta.
En apenas 15 minutos estamos rodeando el punto geodésico de la cima. Tenemos suerte, la presencia de otra pareja nos sirve para hacernos la foto, s juntos. IMG_20171025_135000.jpg

Valle de Izas, en este caso, a nuestros pies, Andrés y yo hacemos virtualmente el recorrido de nuestra  circular a la Moleta y Carlos y Tony recuerdan el que realizaron con el club el año pasado, en un día tan malo que les impidió cumplir por la niebla y lluvia su objetivo.
Tan apenas 10 minutos, son las 14 h cuando iniciamos el descenso. Me adelanto, paso a la pareja que ha descendido antes un poco antes del collado, y sigo descendido solo deshaciendo el recorrido de la subida hasta el cruce con el GR-11 que continúa hasta Canfranc.
Voy parando para que me vean en los cruces confusos y aprovecho también para observar un par de escaladores, que me cuesta al principio distinguir en la pared del Anayet.
Todo discurre como habíamos pensado, vamos parando buscando la mejor diagonal para no perder mucha altura. Unos sarrios nos sorprende o los asustamos, porque salen corriendo despavoridos canchal abajo, hacia el valle de la canal, acompañados, pásmate, por lo que pensamos es un perro, no puede ser un zorro, imposible por ser más bajo y más gordo. Hay queda la duda.                                      IMG_20171025_145718.jpg
Sin problemas llegamos al collado de Canal Roya, recuperamos una senda que cogemos a la derecha para dirigirnos hacia el collado de Porte, por donde descenderemos a la Glera y desde aquí al parking y remontes de Anayet.
Antes, en el punto más alto, 2200 M., justo a los pies del puntal de Espelunciecha, lugar donde deja la rastrack a los esquiadores en la temporada de sky, paramos unos minutos a comer que Tony aprovechará también para echarse un pitillo. Andrés, aprovechando un punto de cobertura, llamará para informarse si Le han solucionado unos problemas en el ordenador, y yo para reclamar un servicio del seguro.
 IMG_20171025_161333.jpg
El descenso lo hacemos rápido, sin apenas paradas, solo un momento en las surgencias de agua al lado de la caseta de la Glera (16,15h). Continuamos la bajada por la zona de pistas hasta el asfalto, siguiendo en tres grupos ya por la carretera hasta el coche, Andrés y yo ligeramente adelantados, Tony junto con los montañeras del Vértice en un segundo plano, contándoles la aventura del Kili, y detrás Carlos y Rubén. En el parking estamos a las 17 h.
Saludamos a las montañeras catalanas, nos cambiamos de calzado y, esta vez sin cervezas, hasta Huesca. Tengo una cita a las 19 h., a la que llego puntualmente después de ducharme.
Nuevamente una estupenda jornada.

0 comentarios:

Gran Facha

30.10.17 0 Comentarios



Pasamos por un puente de aluminio el torrente que proviene de los “azules” y dejamos el GR-11 para tomar a ntra. dcha. el GR-T-24 que nos llevaría al puerto de Marcadau o de Panticosa. En el desvío a la majada de la canal, que dejamos a la dcha.-no confundirse- comienza la ascensión                                                                       .
FOTOS de la Jornada


 IMG_20171027_103618.jpg

GRAN FACHA. 27-10-2017
Andrés, Rubén y yo.

Teníamos dos opciones para abordar la ascensión, desde La Sarra por  refugio de Respomuso o desde Panticosa por refugio de Bachimaña, pero definitivamente nos inclinamos por la opción B por ser más corta, aún cuando ofrece mayor dificultad.

Salimos tarde de Huesca para lo que sería recomendable, 8,15 h., lo que hace que comencemos a caminar en el Balneario a las 9,45 h., con un temperatura exterior de 9º, magnífica para caminar.
La subida hasta los azules, siguiendo el GR-11 voy a obviarla porque es de sobras conocida por la mayoría, únicamente indicar que en la cuesta de los Frailes sorprendemos a unas parejas de sarrios y que  a las 11 dejábamos el refugio a nuestra izda.. Parábamos a almorzar aproximadamente 10 minutos más tarde en el embalse de Bachimaña-alto, km. 4,74 de nuestro recorrido. Son 18 minutos de descanso que aprovechamos bien después de la fuerte subida realizada.
La senda se eleva alternando zona herbosa y zona pedrosa, con suaves lazadas que nos llevan tras un falso llano a cruzar el barranco de la canal. Tan apenas unos metros más adelante, cuando ya tenemos a ntra. izda el ibón de pecico o de la canal, la senda se bifurca en dos, tomaremos la de ntra izda que nos lleva ligeramente por encima del ibón hasta el embalse del mismo nombre, situado justo debajo  de nuestro objetivo y del Pic Falisse. Nosotros nos despistamos, por no mirar el track, y seguimos el GR-T-24 unos metros más arriba, casi llegamos al collado. Tenemos que volver a recuperar la senda, nos cruzamos para acortar y ahorrarnos unos metros. 
IMG_20171027_122433.jpg

La senda, después de pasar un canchal de cantos de granito primero y una pequeña pedrera, por donde discurre sin posibilidad de perderse, nos situamos en una fuerte pendiente, justo debajo del Gran Facha, con gradas irregulares de superficie herbácea que nos parece más idónea para seguir ascendiendo, ya en vertical, que hacerlo con la pedrera que hay a continuación y por donde se vislumbra la traza. Preferimos utilizarla para el descenso.
Subimos haciendo pequeños zigzag para hacer menos dura la subida. Son las 13,15 h. cuando llegamos a otro canchal, esta vez de cantos ferrosos de fuerte color rojizo. Decidimos avanzar por encima de las piedras porque lo es mejor que hacerlo por la pedrera hasta que sea inevitable.                                   
 Vamos ascendiendo en diagonal a buscar el collado, dejamos el canchal y avanzamos por el pedregal como podemos, con mucho cuidado de no resbalar, así alcanzamos la chimenea. Nos ayudamos con las laderas para sujetarnos mejor y evitar deslizamientos, tras superar una última pendiente de más del 45% de desnivel, que tenemos que afrontar por la dcha. por haber nieve en los últimos metros por la izda. de la chimenea, llegamos al collado, son las 13,55 h.
IMG_20171027_135836.jpgUna pequeña parada es obligatoria (22´), llevamos 10 km. y estamos a 2.839 m., además desde aquí a las vistas de Llena Cantal y Respomuso, con la zona nevada a nuestros pies, vale la pena dedicarle unos minutos. Comemos también algo para afrontar los últimos metros con garantías.
La ascensión muy encrestada, no ofrece mayor dificultad que asegurar bien los pasos, asegurándose en muchas ocasiones de las manos para superar la verticalidad del tramo final. La traza, bien marcada constantemente por hitos de piedra, transcurre por la cara norte para evitar zonas aéreas. Así, casi sin enterarnos llegamos a la precima, ahora un poco de cresteo para llegar al punto más alto, junto a la capilla que alberga una pequeña imagen de la Virgen del Pilar. Son las 14,30 h.

 IMG_20171027_130857.jpg

Todas las cimas ofrecen vistas espectaculares si tienes la suerte de estar el horizonte despejado y los valles sin nieblas, como es nuestro caso. Así destacamos a los Infiernos y Vignemale, esta vez nevados, y al gran Balaitus, imponente también, objetivo que dejamos pendiente para el año que viene, si Dios quiere. Los ibones de Bramatuero, Pecicos, Embalses de Campo Plano y Respomuso, Refugio Wallón…...se observan perfectamente. En la zona francesa niebla en los valles , como casi siempre.
A las 15 h., en punto, iniciamos el descenso con mucha precaución, ayudándonos de manos y apoyando el trasero en varias ocasiones llegamos de nuevo al collado. Descendemos por la canal siguiendo los mismo pasos que en la subida en el primer tramo, hasta llegar a la zona de la pedrera, donde aprovechamos la piedra suelta para bajar más deprisa. Con precaución también por alternar zonas de piedra fina con cantos gruesos y tramos de tierra, llegamos al tramo de senda que discurre por encima del embalse pecicos, desde aquí ya volveremos por el mismo camino de la subida.
 IMG_20171027_153500.jpg

No paramos hasta el cruce de nuevo con el GR-11, son las 16,30 h.,cogemos agua del barranco de los azules, hacemos un par de fotos y continuamos, empieza a soplar fuerte el aire y a aparecer por las partes altas la niebla que asciende de la parte francesa. A la sombra hace casi frío. Es nuestra última parada, 4 minutos.
A las 17 h. estamos a la altura del refugio, el aire que sigue soplando bastante fuerte nos hace desistir de entrar, decidimos posponer la cerveza para el Balneario. El descenso seguimos haciéndolo rápido, sin paradas, sólo tan apenas 1 minuto para un par de fotos en el puente que sirve para cruzar el barranco. La vuelta desde este punto la hacemos por la senda que nos lleva a la parte este del balneario, justo por encima de las Termas de Tiberio.





IMG_20171027_163337.jpg
A las 18 h. estamos en el coche. Una buena jornada, rapida, 5,15 h. de subida con paradas y tan apenas 3 h. de descenso. Ver enlace con la estadística. https://www.ibpindex.com/ibpindex/ibp_analisis_completo.php?REF=37182888395793&LAN=es&SMD=m&MOD=HKG


IMG_20171027_175816.jpg

0 comentarios:

Ordesa - Monte Perdido

23.10.17 0 Comentarios



Teníamos mucho interés en ascender a Monte Perdido desde que tuviésemos que posponerlo el pasado mes de Agosto por los motivos ya conocidos (ver crónica de la jornada del 19-8-2017). Era una espina que queríamos quitarnos antes de cubrirse de nieve la escupidera.
Aprovechando que ya se permite aparcar en la pradera de Ordesa y que los precios del Bus de Nerín son abusivos, por no decir un robo (35 €, ida y vuelta, con un mínimo de seis), decidimos madrugar, relativamente, y a las 6,40 h. ya estamos caminando por la pista con la ayuda de los frontales.
En el parking no estamos solos, además de coches aparcados, se ve actividad en un par de caravanas y en coches, preparan material o desayunan.
La ascensión, sin correr, pero sin parar, nos sitúa a las 7,45 h en las “cascadas de Arripas”, hace pocos minutos que ya ha amanecido y podemos disfrutar de las hermosas vistas que siempre proporciona este impresionante lugar, aunque en estos momentos, seguramente que por la prolongada sequía, no lleve el rio Arazas demasiada agua. Sólo un par de fotos rápidas y seguimos la marcha, nuestro objetivo es hacer cima lo antes posible y entretenernos a la vuelta el tiempo que haga falta, si disponemos de el, claro está.
Son las 8,20 h. cuando estamos en la cola del caballo. Cruzamos el puente, que no es necesario por la poca agua que lleva la cascada, y nos dirigimos a las clavijas. .
Son  las 8,35 cuando ya superadas continuamos dirección al refugio de Goriz. En el cruce con el GR decidimos que a la vuelta descenderemos siguiendo su recorrido.

IMG_20171011_075650.jpg


A las 9,12 h. estamos en el refugio, un minuto para coger agua y sin mas dilación seguimos el recorrido. A partir de aquí comienza la verdadera ascensión. Desde este punto el camino es conocido para los tres, vamos teniendo recuerdos y comentamos anécdotas del pasado mes de agosto.
Superado los primeros obstáculos, en alguno hay que ayudarse de las manos, llegamos a un pequeño llano dominado por un impresionante mojón donde paramos unos minutos para echar un bocado y un buen trago de vino que apetece por la baja temperatura, no estaremos a más de 10º, además todavía no nos calientan los primeros rayos de sol, que desde este punto ya vemos iluminan con fuerza a los montes de Punta Monesma. 



IMG_20171011_094531.jpg
La senda después de un falso llano se empieza a empinar, varios zig-zag nos sitúan debajo de “As Escaleretas”. En una media cueva observamos un buen vivac.
Superada una fuerte rampa nos encontramos con el grau de las escaleretas que superamos sin dificultad, hay que tener especial cuidado en no resbalar por lo pulidas que están las piedras de tanto pisarlas, circunstancia que encontraremos en algún otro tramo.
Atravesamos el campo de bloques, aquí adelantamos a una pareja de montañeros, y seguimos hasta la zona de Peña Roya, donde se desvía la senda que tomamos en agosto para dirigirnos al Marboré.
Superado un penúltimo paso complicado en época de hielo y nieve, donde no están de más la ayuda de las cadenas por este motivo y también por lo resbaladizo de las piedras, nos deja cerca del Ibón Chelau, son las 11 h., llevamos poco menos de 4,30 h.

IMG_20171011_111836.jpg


Tenemos enfrente nuestro último obstáculo, la escupidera. Observamos a varios grupos de montañeros que suben, e incluso que ya descienden. Tomamos aire y comenzamos la ascensión, abandonamos en un primer tramo la predera y preferimos subir por la cresta de la chimenea  los primeros metros. En algún punto hay que ayudarse de las manos por la verticalidad pero se asciende sin hielo, como es el caso, sin mayor problema. Así llegamos a un medio balcón que nos permite observar lo ascendido y el glaciar que se sitúa a nuestra derecha, en la ladera oeste entre Monte Perdido y Escalerillas.
En el segundo tramo es inevitable ascender por la pedrera. La verticalidad y la cantidad de piedras hace inevitable deslizar algún paso hacia atrás.


Con mucha prudencia, y ayudándanos de palos y manos, seguimos progresando no sin dificultad. Decidimos cruzarnos a la izda en el último tercio de la ascensión, lo hacemos pegados a la roca por ofrecer un mejor agarre. Nos topamos con una placa colocada en homenaje al último fallecido del pasado mes de septiembre en este tramo, descanse en paz. 

IMG_20171011_113808.jpg


Objetivo cumplido, son las 11,40 h. cuando estamos tocando el monumento que identifica a la cima de MONTE PERDIDO. Han sido 5 horas con paradas incluidas.

IMG_20171011_122225.jpg

El buen día y el tiempo empleado en la ascensión nos permiten permanecer unos minutos más de lo previsto . Sopla una ligera brisa que invita a refugiarse para poder echar cómodos un bocado en uno de los vivac situados en la cima.
Son las 12,30 h. cuando comenzamos el descenso.  Un poco antes  lo hacen una pareja de andaluces con quienes hemos compartido parte del tiempo. Esta vez tomamos la escupidera por el medio, elegimos una pedrera central que nos ofrece más seguridad. Lo hacemos asegurándonos, aún así es inevitable algún culetazo. En este primer tramo, hasta el “balcón”, solo en la parte final permite deslizarse rápido sobre las piedras. Desde aquí ya lo haremos como sabemos, saltando y patinando.
A las 13 h. estamos de nuevo en el Lago Helado, que en esta época no hace honor a su nombre. Coincidimos con los andaluces, que se dirigen al Cilindro, con quienes intercambiamos varios consejos para la ascensión y, después de quitarnos las piedras de las botas, seguimos nuestro rápido descenso que vamos haciendo intermitentemente cuando se puede al trote. Así, a las 14 h., después de parar unos minutos en el mismo punto de la ascensión, llegamos de nuevo al refugio, donde decidimos parar atendiendo la invitación de Tony a unas “ambar” frescas. La buena temperatura y el sol que ya calienta hacen que sepan a “gloria”. Hay veces que los 3 € que vale la unidad parecen poco.
Después de esta pausa de 15 minutos seguimos con nuestro trote, hay que recuperar el tiempo perdido. Llegamos al desvío de las clavijas, seguimos el GR-11 tal como hemos comentado esta mañana por volver por la otra alternativa.

IMG_20171011_144655.jpg


Cruzamos, después de varias lazadas, el barranco “fuen dero mallo”, y a las 13 h. estamos de nuevo en Soaso, justo enfrente de la mallata “rincón”, donde esta mañana en la subida he plantado un hermoso “pino”. Unas docenas de personas están disfrutando del entorno, otras suben ó bajan  siguiendo el cauce del “arazas”. El tramo de río que discurre por Soaso desde la cascada hasta la altura de la mallata mochera está seco, es en este punto donde se nutre con la surgencia de la fuen mochera, justo debajo de sierra Monesma (circo Rincón).

IMG_20171011_151550.jpg


Desde las gradas de Soaso nos vamos cruzando o adelantando a grupos o familias que van o vienen. Nosotros vamos parando a realizar las fotos que esta mañana no hemos podido efectuar por las prisas  o por falta de luz. Ahora es el momento de aprovechar las vistas que proporciona el lugar, muy bonitas en cualquier día del año, pero que en esta época otoñal se engrandecen en demasía. Una sinfonía de colores acompaña al río y a nosotros en el  descenso hacia la pradera.
No desaprovechamos la ocasión de poder descender hasta el  cauce para realizar mejores y originales instantáneas. Una vez que la senda, ya convertida en pista, se adentra en el hayedo nos proporciona igualmente unas imágenes únicas, que sólo se pueden disfrutar en este lugar. Por estas cosas y muchas más es uno de los lugares más visitados de Aragón.


El descenso desde aquí lo hacemos caminando, no queremos perder detalle. Las paradas para hacer fotos hace que los caminantes que descienden nos adelanten y les pasemos en varias ocasiones.


IMG_20171011_154637.jpg
En los pies de la pradera nos sorprende, como siempre, las impresionantes moles de piedra que forman las fajas Racón, Luenga o Blanquera y de las Flores, formando, a poco que hagas volar la imaginación, las paredes de una gran catedral con la Punta Gallinero haciendo de torre magistral.


Así, entre foto y foto, llegamos nuevamente al pilón de la Virgen del Pilar, donde la hago la última foto como homenaje a su día, mañana 12 de octubre.

IMG_20171011_164535.jpg


0 comentarios:

La Munia y Robiñera

5.10.17 0 Comentarios


FOTOS

LA MUNIA - ROBIÑERA 4-10-2017
Pasado Bielsa enseguida nos encontramos con el desvío a Chisagues, atravesamos el pueblo y seguimos por una firme pista de tierra que nos acerca a los llanos de Petramula. Aparcamos el coche justo en el cartel que indica pista peligrosa y solo recomendable para vehículos 4x4.
Poco falta para las 8 h. cuando comenzamos la ascensión por la pista que nos acercará, en aprox. 2,5 km., a la fuente de Petramula, punto donde se desvía el GR-11 hacía Pineta. Conforme avanzamos por la pista observamos que no era tan complicado el haber seguido con el coche hasta este punto. En este corto trayecto nos vamos encontrando vacas que pacen, comen o amamantan a sus ternerillos.
En 20 minutos llegamos al desvío, la pista gira bruscamente a la derecha hacia la Sierra de Liena, donde se encuentran las antiguas Minas de Plomo y Plata de Parzán, nosotros la abandonamos para tomar la senda que parte a ntra. izda. a pocos metros de la revuelta.
Cruzamos por primera vez en su parte baja el barranco de los Gabachos, aprovechamos para coger agua. Aquí comienza la verdadera ascensión dirección al Collado de las Puertas. La senda discurre entre rocas y grandes superficies herbáceas con constantes zigzag para superar con menos dificultad el desnivel. Vamos parando en el recorrido y echando la vista hacia atrás para no perdernos detalle y observar las bonitas imágenes que nos deparan los primeros rayos de sol iluminando las cimas próximas.
Sin prisa pero sin pausa llegamos después de atravesar un pequeño canchal a la entrada al collado de las puertas, lo dejamos a ntra. izda. y atravesamos de nuevo el barranco de los Gabachos por la senda que ya no dejaremos hasta la cima del Robiñera. Una vez cruzada la barranquera y ascendida una pequeña pero pronunciada ascensión nos situamos en la zona sur de la llamada Montaña de Ruego.
Hacemos una breve parada para comer algo mientras observamos a un rebaño de cabras antes de reiniciar la fuerte ascensión que nos aproximará casi en vertical hasta la arista oeste,  donde podemos contemplar en todo su esplendor el Valle de Parzán con el rio Barrosa al fondo.
La traza de la senda, que discurre por un canchal de piedra negra suelta, presenta constantes lazadas para superar la pendiente y acercarnos, ya casi en la cima, a la arista este, donde se aprecian, a mitad de iluminar por el sol, los lagos de la Munia y las paredes del circo de la Munia. Una última trepada nos sitúa en la cresta por donde avanzamos para llegar a la primera cima, continuamos por ella para después de un leve descenso volver a elevarnos y llegar a la verdadera cima del Robiñera.
Por el buen día  permaneceríamos más tiempo, pero nuestro siguiente objetivo mucho  más ambicioso, que tenemos a la vista, nos aconsejan reiniciar la marcha. Reponemos líquidos y después de cuatro fotos volvemos sobre nuestros pasos hasta el pequeño collado que separa las dos crestas, donde descendemos por una chimenea con bastante piedra suelta que nos aconseja prestar mucho cuidado y mantener la distancia para evitar posibles desprendimientos. De esta manera nos evitamos todo el descenso hasta coger la senda en el Collado de las Puertas.
No hay marcas, vamos descendiendo siguiendo unas indicaciones del track, aunque es totalmente previsible el camino. Seguimos prácticamente nuestra intuición para salvar las moles de roca que descienden del Robiñera hasta poder darles la vuelta, así nos situamos a mitad de la pedrera que sigue la línea de la cresta que se acerca  a la Munia. Ascendemos hasta el cuello del Robiñera elevándonos por una mole de roca , así evitamos la pedrera, con intención de explorar la posibilidad de seguir cresteando hasta los pies de la Munia, pero desechamos esta opción por no verlo muy seguro. Descendemos de nuevo unos metros y seguimos por la ladera, siempre lo más alto que podemos para evitar los fuertes tramos de  piedra suelta.
A las 12.50 h. estamos en otro pequeño collado, junto a un pequeño Ibón, justo debajo de la Munia. Unos minutos de descanso son necesarios para recuperarnos des esfuerzo que nos ha supuesto caminar de medio lado por la ladera descompuesta. Mientras vamos observando en la cresta de la Munia unos montañeros que nos sirven de referencia para marcarnos  la traza cuando reanudemos la marcha.
Seguimos por otro canchal de piedra más gruesa donde observamos algunas marcas que nos reafirman la dirección, nos dirigimos al punto donde habíamos visto a los montañeros  y que nos sitúa en la senda correcta. Estamos en la divisoria con Francia.
Con trepadas fáciles, pero con precaución de no tropezar y no asirnos en piedras sueltas llegamos al paso del gato, aquí coincidimos con la pareja de montañeros (chico y chica). Están superando la dificultad encordados. Nos dejan pasar, no sin antes advertirnos que deberíamos haber llevado casco. Son las 13.30 h. El caminar por el resto de la cresta no supone mayor dificultad que asegurar bien los pasos para evitar tropezones.
Son las 14 h. cuando llegamos a la cima de la Munia. Un pobre cartel situado en un montículo de piedras nos indica, rotulada con carmín, que estamos en la cima de 3.133 m. Me acuerdo de las personas que me habían dicho que las vistas desde aquí eran únicas, lo corroboro, además hemos tenido mucha suerte, día totalmente despejado. No perdemos detalle, abajo, hacia el este, los valles de Barrosa, al oeste el valle/circo de Tremollet, y por encima, al este,  se observan con total claridad Poset, Perdiguero, Las Madaletas, Aneto, en sentido contrario Vignemale, Balaitus, El Gran Facha, Infiernos (ocultos por una pequeña nube), Garmos negro, Algas, Argualas, y al sur: Monte Perdido y compañías, hasta detrás podemos atisbar Peña Montañesa y Presa de Mediano y, como no, nuestra Sierra de Guara, con el Tozal destacando.
Hemos permanecido media hora en la cima que hemos aprovechado muy bien, después de comer y darle unos buenos apretones a la bota comenzamos el descenso. Nos cruzamos de nuevo unas palabras con la pareja de montañeros, todavía les falta un buen tramo hasta la cima. De nuevo en el paso del gato tomo la delantera, con cuidado de no resbalar, se aprecia en el descenso la mayor dificultad que en la subida. Con cuidado, de culo,  asegurando las posiciones de los pies salvo el obstáculo. Tony y Rubén lo harán más rápido con mis indicaciones desde abajo para buscar los apoyos.
Continuamos el descenso por la cresta hasta el cuello de la Munia, paso para Francia, en este punto la abandonamos, giramos a la izda. para seguir bajando hacia los lagos. Lo hacemos ligeramente al trote, se baja mejor por el tramo de piedra suelta.
Desde el inicio de ascensión al Robiñera hemos estado divisando Sarrios continuamente, en grupos mas o menos numerosos y relativamente cerca, parecen acostumbrados a la presencia humana. Lo seguimos haciendo nuevamente en el descenso.
Los ibones nos ofrecen bonitas instantáneas con el reflejo de las cimas en sus cristalinas aguas. Coincidimos en el último ibón, antes del collado de las puertas, con dos parejas que se refrescan en la orilla, aseguran que está fría aunque nuestra impresión es distinta.
En el Collado giramos a la izda. , siguiendo el track, para dirigirnos al Chinipro, pero después de hidratarnos en una surgencia justo a sus pies, debido a la hora (16 h.), decidimos obviarlo y a cambio realizar la circular descendiendo a los Llanos de La Larri y volver a nuestro punto de partida por la Estiva, siguiendo el GR-11.
Son las 16.50 h. cuando comenzamos a atravesar después del largo descenso, entre ovejas y vacas,  los prados de La Larri . A las 17 h. estamos en el refugio donde tomamos el GR-11, muy bien marcado, dirección a la Estiva.
Los primeros 500 m. de desnivel nos hacen sudar y parar a hidratarnos un par de veces. La senda comienza en una pronunciada diagonal, atravesando los pinares de la Ribereta, dirección al barranco de las "opacas"•. Después gira a la derecha y tras varias lazadas nos conduce hasta el comienzo del  barranco de la Ribereta. Justo en su paso nos sorprenden gratamente una manada de Sarrios, contamos 33. Cruzan tranquilamente la senda situándose en la otra ladera del barranco, donde nos observan con atención como si el espectáculo fuésemos nosotros.
Son las 18.30 h. cuando coronamos, una hora nos ha costado salvar esta dificultad. A partir de aquí andaremos por una inmensa pradera en una pendiente constante pero suave hasta el "valle encantando". Nos desviamos del GR unos metros hasta un abrevadero situado unos metros por debajo del refugio de la Estiva. Bebemos y llenamos las reservas.
Salimos a la pista que termina en el "valle encantado". El muro de piedra blanca que lo limita a ntra. dcha. consigue un bonito contraste con los pinos que emergen de sus grietas. Sus formaciones rocosas avivan nuestra imaginación, recrean un ambiente mágico y tenebroso, propiciado también por la tenue luz del atardecer. Bonito espacio totalmente recomendable. Lo abandonamos siguiendo el Gr-11 que asciende por la izda. las laderas del "sobrestivo" para buscar el collado de Petramula, nuestra última dificultad. Una vez arriba (17,25 h.) y antes de comenzar el descenso hacemos una última foto del Robiñera, dominante e impresionante dominando el valle.
 Veinte minutos después cruzamos el barranco y entramos en la pista de inicio de la jornada, sólo nos restan los 2,5 km. hasta el coche. No hay peligro de anochecer, hay una excelente luna llena, pero tenemos ganas de llegar, así que el último km. lo hacemos trotando. A las 20 h., en punto, damos por finalizada la exigente pero inolvidable jornada con los dos importantes objetivos cumplidos : ROBIÑERA y LA MUNIA.
24 KM. y 2500 m. D+. 12 H., con paradas.

0 comentarios:

Ascensión a Guara

5.10.17 0 Comentarios


FOTOS de la Jornada

TOZAL DE GUARA

A las 6.15 h. salimos desde Salesianos dirección a Used. La puntualidad de salida con nosotros es imposible, los saludos entre todos es inevitable aunque ocasionen siempre un ligero retraso.
Se presume, pese a las nubes existentes, difícilmente se atisban estrellas, que la temperatura será agradable. En Huesca estamos a 19º y a 10º en Used.
Cuando iniciamos la marcha, después de la foto de grupo, a las 7,30 h., ya no hacen falta frontales. Abrigados comenzamos la ascensión, me pongo en cabeza para marcar un ritmo suave que podamos llevar todos sin problemas. En el abrevadero giramos a la izda., dejamos el camino tradicional que hemos utilizado hasta la fecha y que nos aproxima a la pista del refugio de Fenales, cogiendo la senda que nos llevará por los tablaos de las "casetas de Campoallá" a los Llanos de Cupierlo y Vallemona.
A pocos metros de la nueva y agradable senda, que discurre entre paredes de piedra utilizadas para separar los campos, conservando todavía pese al tiempo de su abandono con su verticalidad en la mayoría de los tramos, paramos a aligerarnos de ropa. La subida no es fuerte pero constante. Los bojes y pinos marcan una inconfundible senda repleta de piedras bien colocadas que todavía resisten el paso del tiempo, seguramente serían en el pasado transitadas por carros y animales que servirían de apoyo a los campesinos que cultivaban los pequeños minifundios que encontramos a izda. y dcha. de nuestro recorrido.
La niebla anclada en Fenales invade los campos de pastos de las "casetas", se mueve con rapidez cambiando por momentos el paisaje y dando lugar a bonitos contrastes que se mezclan con pastos y árboles con distintos color, verdes y ocres que  anuncian la recién estrenada estación otoñal. Hermosas fotos del camino recorrido con el pirineo semioculto en el horizonte.
Cruzamos la pista de fenales y seguimos por la senda que en ascensión suave y en constantes lazadas nos acercará a Cupierlo. Nos entretenemos en la ascensión observando la cantidad de  pequeños fósiles que encontramos en una parte del recorrido, pequeñas conchas incrustadas en la piedra que se desprenden sin apenas  resistencia.
En los llanos, justo donde se bifurca la senda hacia Santa Cilia, cedemos unos minutos para hacer aprecio a una  tableta  de chocolate que gentilmente cede Mario, la  acompañamos con  un buen trago de vino.
 Las nieblas que hemos dejado atrás nos permiten observar el Cabezo y el Cubilars con toda claridad. Giramos por una traza a nuestra derecha para dirigirnos hacia el oeste, dirección a Vallemona. Un todo terreno que viene por la pista nos hace subestimar nuestro esfuerzo, por qué subir andando si se puede subir en coche, bromea Niko.
Superamos una pequeña colina para llegar al pozo de hielo, como casi siempre sopla una ligera brisa que nos hace abrigarnos y seguir la ascensión al puntal sin entretenernos. Aprovecho la poca cobertura existente para contactar con Tomás y Víctor que me confirman están a un centenar de metros del Tozal. A nosotros aún nos queda cerca de 1 h.
El grupo se distancia en este tramo, casi desperdigados continuaremos hasta el final, llegando a la cima en varios pequeños grupos. Todos después de Raúl que se ha distanciado bastante al resto. Sobre las 11,30 llegamos los últimos.
Tenemos suerte, el aire que sigue soplando de norte, se eleva por encima de la cruz, ofreciéndonos un excelente abrigo la cara sur. Estamos tan a gusto que permanecemos casi 60 m. disfrutando de las vistas que siempre nos depara el Tozal, además de brindar, brindar y volver a brindar por el oberbooking que hemos tenido hoy de botellas de cava y repostería. Mágnum de Víctor, deuda prometida de tiempo atrás, botellas de Niko y Rosi para celebrar el bautizo de su primer 3000 del pasado sábado, y benjamín de Josico, todo ello acompañado con las trenzas de Víctor y Josico, los coquitos de Jose Manuel, el pound cake de Niko y las galletas de "Loa" de Bernardo.
Entre celebraciones llega el grupo de Peña Guara que toma posiciones en el punto geodésico, nosotros estamos sentados junto a la Cruz, saludamos a algunos conocidos y aprovechaos su presencia para realizar la foto de grupo.
A las 12,15 h. comenzamos el tranquilo descenso. Antes se han ido Tomás, Víctor y Carlos para llegar al futbol. Parada obligada  en nuestra CRUZ (12,45 h.) para constatar la buena salud de la misma, foto y continuamos el descenso.
A las 13.05 h. estamos en el raso de los "gofres", nuestro dormitorio de la primera nocturna, una ligera parada para ir al WC las señoras y seguimos camino hasta Fenales, donde nos reagrupamos y nos tomamos unos minutos de descanso para relajar las rodillas.
Tomamos la pista y seguiremos por ella hasta toparnos, aproximadamente a la altura de Can de Used,  con una inscripción  en un talla de madera que nos dirige a la derecha hacia Used, enseguida nos  encontrarnos con el abrevadero, punto en el que nos hemos desviado en la ascensión. A partir de aquí retornamos por el mismo camino que en la subida hasta el parking, al que llegamos a las 15 h.
Decidimos quedarnos aquí para compartir viandas y comer. Damos cuenta de los refrescos que el club ha preparado y del queso y postre que generosamente nos sabe "vender" el amigo Mario.
Bonita y excelente jornada. Día entreverado que ha sido ideal para caminar.

Distancia total 17.63 Km
Desn. de subida acumulado 1222.02 m
Desn. de bajada acumulado 1230.5 m
Altura máxima 2073.66 m
Altura mínima 1103.66 m
Tiempo total 7:29:26 h
Tiempo en movimiento 5:13:16 h
Tiempo parado 2:16:10 h

0 comentarios: