Tozal de Guara: Último domingo de septiembre



FOTOS

TOZAL DE GUARA. Último domingo septiembre 2018.

Raúl, Sara, Alex y Antonio. Un catarro fuerte y con fiebre priva a Niko de acudir con nosotros. De todas las subidas realizadas a Guara en las que he participado cumpliendo con  la tradición, que son muchas, es la menos concurrida. Muchas gracias a los tres valientes que me acompañaron para hacer firme nuestro compromiso con la cita.
6,30h en Salesianos y 7,45h en el parking de Used. Cinco minutos más tarde comenzamos a caminar. Mañana fresca pero soleada.
La ruta elegida, siendo que nos acompaña Sara por primera vez y no tiene mucha costumbre, es hacerlo por Fenales.
Subimos despacio, sin ninguna prisa, intentando buscar entre la gran cantidad de hongos que atisbamos por el camino alguna comestible. En todo el recorrido, ida y vuelta, solo localizarnos cuatro, tampoco nos desviamos del recorrido.
8,23h. Salida a la pista de Fenales.
9h. Refugio de Fenales
9,45h.Raso del Gofre.
10,15h. Cruz Javieres
11h. Tozal de Guara.
Después de almorzar, fotos, dejar nuestra impronta en el libro con nuestro recuerdo también para  Javier Sierra Urmente, fallecido recientemente en el Balaitus, brindar con la botella de cava que ha subido Sara por su primera vez, compartir unos momentos de charla con una pareja conocida de los Andarines de Zaragoza, una hora más tarde (tiempo que se nos ha pasado muy pronto) comenzamos el descenso por el mismo sitio.
Nunca, ni con mal tiempo, habíamos coincido en esta fecha tan pocos montañeros en la cima, seguramente el homenaje a Javier realizado ayer también aquí por Peña Guara y el partido de fútbol del Huesca han sido handicap importantes.
No obstante la temperatura  ideal y la prácticamente inexistencia de nubes en el Pirineo nos permite realizar un recorrido visual de las grandes cimas.
14,00h en el abrevadero
14,17h. En el parking.
Nos refrescamos en el coche, ha sido buena idea   traer la nevera. Decidimos, debido a la hora, llegar a comer a Huesca en lugar de hacerlo en San Urbez.
El subir al Tozal siempre es una satisfacción, sobre todo si el día acompaña.
Para Sara ha sido  su primera vez, Raúl afirma que han sido ya 23 , Alex 24 y Antonio 80.


Ascensión al Balaitús



FOTOS de la ascensión.

BALAITUS.

28.Septiembre.2018. Andrés, Rubén, Tony y Antonio.
7,17h. Ya casi amaneciendo, sin utilizar frontales, comenzamos el ascenso. Paso ligero, sin entretenernos, aún así vamos observando el entorno del hayedo por si atisbamos hongos. Algunas incomestibles y una macrolepiota en el comienzo de "plano cheto" que escondemos para la vuelta.
7,56h. Desvío Pico Arriel (2,77km.)
Un poco antes del paso del Onso (barranco negro) observamos los destrozos causados por un alud en esta primavera, ha dejado una profunda marca de pinos rotos que llega hasta el cauce del río "aguas limpias".
La cascada de los Arrieles también se ha llevado el puente, tenemos que superarlo por encima del caos de piedras.
8,20h. Desvío ibones (4,13km.).
Comienza la ascensión en serio, primero superando un pequeño bosque de pinos que nos sitúa en bloques de piedra de granito sobre los que  caminamos ascendiendo hasta cruzar el barranco. Los constantes hitos no ofrecen ninguna duda para avanzar.
Después del barranco la senda se abre camino por un canchal de piedra suelta en constantes lazadas. El último tramo hasta la majada de los Arrieles discurre más en diagonal entre piedras y matorrales.
9.08h. Primer Ibón Arriel. (5,57km.) 2.180m.
No perdemos tiempo, localizamos la senda con la que converge que viene de Respomuso, un par de fotos y seguimos.
9,35h. Desvío al Balaitus. (6,76km). Unas galletas, un trago de la bota, nos abrigamos un poco, sopla una ligera brisa que pese a que subimos invita al térmico, chaleco o finos guantes.
Una pedrera, que vamos evitando cuando se puede buscando los improvisados escalones que forman tierra y hierba, nos conduce hasta el Ibón Chelao.
10.06h. Ibón Chelao. 7,35 km. (2413m). Adelantamos a los primeros y únicos montañeros que veremos en la ascensión. Seguirán nuestros pasos, vienen de Respomuso.
En lugar de afrontar directamente la gran Diagonal, subimos por la dcha de la Roca  del Desayuno, encontrándonos con la otra vía en el colladete, un poco antes de la cueva André Michaud.
10,55h. Cueva. 8,41 km. (2.767m).
Aquí nos ponemos el casco, comienzan las trepadas y las piedras sueltas. Otros montañeros que descienden nos anticipan el buen tiempo en la cima.
Una chimenea y una ladera nos sitúan, cien metros más arriba, en la vertiente francesa, con vistas de los ibones de "micoulaou" y la crête de la Garenère.
Con cuidado y con alguna ligera parada vamos sorteando los puntos más aéreos. La ausencia de nieve y la piedra seca facilitan enormemente la seguridad en la ascensión.
Trepadas sin dificultad son inevitables y sobretodo la utilización de las manos en algún paso, pero aún así no apreciamos situaciones de riesgo especial, eso sí hay que extremar la atención, especialmente cuando giramos a la derecha para buscar la última chimenea que nos lleva a la cima, las fotos dan cuenta de ello.
12,20h. Pico Balaitus. 9.87km. (3146m).
Nos sorprende a los cuatro muy gratamente las importantes vistas que permite divisar desde su posición. El día despejado facilita observar con claridad Collarada, Azpe, Acher, Midí, Infiernos, Argualas, Vignemale...... sin olvidarnos de los más cercanos y sus detalles, Frondella, Gran Facha, Musales, Tebarray, Palas, Arriel, Foratata.....
Después de las fotos de rigor, almorzar y destinar más de 30 minutos a disfrutar de la cima, comenzamos el descenso. Los montañeros que dejamos atrás ascienden por la última chimenea, tenemos que esperar, el paso por la estrechez y por la posible caída de piedras solo  permite uno a uno.
Con las mismas precauciones o más vamos deshaciendo los pasos, el descenso se hace más rápido sin descuidar la seguridad, así son las 14 h. cuando llegamos al lago chelau, esta vez hemos descendido por la gran Diagonal.
Superado éste, buscamos también la senda que desciende más directamente al Ibón superior Arriel, en 15 minutos estamos en la orilla.
15h.cruce con la senda de Respumoso (Plano Cheto).
Desde aquí y hasta el coche vamos bajando observando a los lados del camino si hay setas.
Nos parece raro no ver ni tan siquiera rastro de ellas en todo el recorrido, alguna aislada sin más.
Es posible que sea pronto en la zona, o haga falta otro chaparrón para una primera o segunda "floración".
16,20 h. Parking de la Sarra.
19,40 km. 2035m. desnivel positivo acumulado.
9,06h.en total (6,20h.mvto. y 2,45h.paradas).
Comemos en los bancos de la presa y después de una parada técnica en Sallent a Huesca.

Travesía 2018: De Baños de Panticosa a Pineta


FOTOS de la Travesía.


TRAVESIA PIRENAICA. Baños de Panticosa a Bujaruelo. 7/9/2018.

6h. HH Desamparados 6,15h en Salesianos. 25 socios, todos federados, subimos al bus de Avanza que nos deja, todavía de noche, en el parking del Balneario.
Las previsiones del tiempo han sido  malas, anunciando agua y tormentas, pero han mejorado en los últimos días, no obstante comenzamos a caminar con la idea de mojarnos  en un momento u otro del trayecto. Esta circunstancia ha hecho que las mochilas, todas, excepto la de Cru, lleven un peso adicional por paraguas, chubasqueros y ropa de repuesto.
Con las camisetas rojas del club iniciamos la marcha con unos pocos frontales encendidos.
Primer objetivo el Ibón de Brazato, donde tenemos previsto almorzar.
La ascensión, pasito a pasito, se empina desde el principio, vamos siguiendo en continuas lazadas el GR-11 que muy bien señalizado nos llevará hasta San Nicolás de Bujaruelo.
El frondoso  pinar inicial que nos acompaña en los primeros minutos de caminata desaparece dando paso a pedreras de granito, más o menos grueso y descompuesto que no dejaremos hasta  superado e iniciado el "Puerto viejo de Brazato" para unos y cruzando el barranco de Espelunz para el resto.
2402m., Ibón de Brazato. Son las 9,06 h cuando llegamos al ibón. Aprovechamos la deseada aparición del sol para almorzar. Mientras lo hacemos consensuamos la división del grupo para seguir una ruta alternativa al GR-11; la mayoría seguirá la ruta prevista guiados por Tomás, le acompañarán la totalidad del sexo femenino y los chicos, además de Niko, Quique, Monclús y Manolo. Cru, Andrés, Alfredo, Carlos, Luichi, Toni y yo bordearemos el Ibón para ascender  por el collado Serrato al Pico Batanes.
9,40 h. Cada grupo comienza la marcha, el Ibón separa los caminos. Nosotros cruzamos la presa y seguimos las marcas que van desapareciendo a medida que nos acercamos al collado. Son las 10,39h (5,69km.desde el inicio), cuando estamos disfrutando de las vistas que nos proporciona su posición, el circo que forma la peña y pico de Brazato y el pequeño Ibón de Espelunz.
Descendemos unos metros para continuar cresteando hacia nuestro siguiente objetivo Pico Batanes o Baldeirán. El recorrido no es aéreo, aunque hay que tener cuidado con las piedras sueltas y descompuestas.
6,95km.,11'33h. Hacemos cima permaneciendo unos minutos en ella, la mañana sigue estando despejada y calurosa. Desde sus 2696 M. tenemos unas vistas despejadas  del Vignemale, que tenemos situado casi enfrente. También divisamos el valle del Ara, al que dirigimos la vista para ver si atisbamos al resto del grupo, y hacia el sur el Ibón de Catieras.
Empezamos a descender, avanzando por la cresta, hasta un pequeño collado, aquí cambiamos de vertiente para continuar por una ladera herbosa en su primer tramo hasta el fondo del barranco de Espelunz. Buscamos una suave pedrera que utilizamos para bajar más deprisa.
Una fuente, a mitad ladera, nos sirve como excusa para realizar una corta parada.
Al emprender la marcha observamos a media docena de sarrios que huyen al galope ante nuestra presencia. Se dispersan.
2225m. 13'03 h. 8,67km. Cruzamos el barranco y ascendemos por un manto herboso que ya no dejaremos en el resto de recorrido hasta el fondo del valle del Ara.
2331m. Collado de Vilà, donde se inicia el barranco del mismo nombre. Seguimos una traza hoyada por las vacas que discurre por el cauce del  barranco. La surgencia inicial, que brota en el Collado, se va nutriendo con los manantiales que surgen en el recorrido, especialmente por el lado izquierdo, en las laderas de los Picos Vilà y Carcilé.
El descenso lo hacemos rápido, después de sortear el último tramo más empinado que nos hace andar con más cuidado llegamos al río Ara.
1710m, 14,'30h.,12,50km. Los más intrépidos y osados decidimos cruzar el río , Alfredo y yo, justo en el cruce con el barranco,  buscando apoyo en las piedras, saltando. Andrés  río arriba  tiene que desnudarse para vadearlo. El resto, más inteligentes, descienden un ciento de metros y lo cruzan de forma segura por el puente metálico de "Abé".
Una vez en la otra orilla echamos la vista atrás, al GR-11, y enseguida avistamos al grupo que desciende en fila India. Casi prácticamente hemos llegado a la misma hora. Los esperamos y  seguimos juntos hasta las inmediaciones del puente, donde paramos a comer (15,10h).
Vamos bien de tiempo pero ante el anuncio de tormentas a última hora decidimos no perder tiempo en exceso.
El valle del Ara es único, propio de su situación, unas veces más encajonado que otras nos proporciona unas vistas y paisajes paradisíacos.
A la altura del refugio del Vado, enfrente del valle de Ordiso, que nos sorprende por su espectacular y caudalosos cascadas , la senda del GR-11 se torna en una pista frondosa llamada camino de Cauterets; franqueada por centenarios ejemplares de pinos y hayedos se hace muy ameno el caminar, aliviando el paisaje el cansancio acumulado. Estamos a 1625m y todavía tenemos que descender 300m. hasta el refugio.
16,28h. 1586m., 15,93km. Fuente. Aprovechamos para refrescarnos, coger agua y realizar una foto de grupo en el congosto del camino. Será la única foto que estemos todos juntos.
Mientras caminamos, en minigrupos, cada uno a su ritmo, no se cansa nadie  de hacer fotos, afortunadamente las tormentas no aparecen y la temperatura sigue siendo ideal.
17,30h., 20,11km., 1344m. +1744m. desnivel positivo. Llegamos al refugio, antes de lo previsto. Han sido 9,30h., intensas para ambos grupos por el esfuerzo y recorrido lleno de emociones por el paisaje descubierto, lleno de contrastes, alternando piedras, agua, pastos, montañas y valles.
Toca reparto de habitaciones (4+4+8, en tres habitaciones para nosotros, y +9 plazas compartidas), duchas, los más valientes se bañan en el río (chavales), cervezas y cena a las 20,30h. Nada que objetar a ensalada, lentejas (alguien repitió 5 veces) y pollo con patatas, todo en abundancia y acompañado con vino a discreción.
Fin de la exitosa primera jornada. Algunos tomamos café en la barra antes de acostarnos.


TRAVESIA PIRENAICA. Bujaruelo a Goriz. 8.09.2018

6,30h. Desayuno. Esther aceptó nuestra petición de desayunar media hora antes de lo habitual. El buffet, muy completo, nos satisface a todos. A las 7h. estamos ultimando mochilas y haciendo hueco para  los picnic.
7,15 h. con una temperatura agradable y con el cielo despejado cruzamos de nuevo el viejo puente del Ara, pero esta vez hacia Francia, el Puerto de Bujaruelo.
El recorrido empieza con ascenso desde el principio, al abrigo de pinos y bojes, con continuas lazadas, y a la derecha del barranco de Sandaruelo. Con la presencia de los tendidos eléctricos van desapareciendo los árboles, dejando paso a pastos del que dan cuenta el omnipresente ganado bovino de estas montañas. Antes hemos dejado el desvío a Bernatuara.
Vamos todos alineados, juntos, con un paso discreto pero sin parar, lo que no impide que observemos el paisaje y contemplemos  al fondo, ya lejano, el valle del Ara y parte de nuestro recorrido del día anterior.
En el cruce del barranco de Lapazosa, a la altura del refugio, realizamos una corta parada, son las 8,50h y estamos a 2000 m. altitud. Hemos realizado una buena ascensión hasta este punto. Iván presenta un fuerte dolor de cabeza, que afortunadamente, le desaparecerá en el Puerto.
Cruzamos un pequeño prado, flanqueado por las planas de Lapazosa a ntra izda y la grallera de Bujaruelo (Gavietos) a ntra dcha antes de acometer el último tramo de ascenso hasta la divisoria francesa.
9,48 h. 4,50km. 2272m altitud. Puerto de Bujaruelo o Port de Boucharo. Parada obligada para almorzar. Abrimos las bolsas de picnic para dar cuenta de parte del contenido mientras vamos observando el incesante paso de Franceses que se dirigen a nuestro segundo objetivo, la Brecha de Rolando. Una ligera brisa, aún con la mañana soleada, nos obliga a abrigarnos.
Casi 3/4 de hora de descanso, una larga parada para recuperar fuerzas. 10,25 h. Reanudamos la marcha. La senda, muy transitada, discurre por la cara norte de las laderas del Taillón. Gralleras y canchales de piedra dan forma al camino que cruza al principio correntías de agua que surgen del deshielo del glaciar de los gavietos. A nuestra izda., al fondo, el valle de Pouey Aspé y el barranco de Tourettes, la senda se eleva suavemente sobre ellos hasta alcanzar la cascada que forma el glaciar del Taillón. Ahí que cruzarla con destreza para no mojarse y ascender en zig-zag por un canchal de cantos rodados hasta el collado de serradets, a la izda el pico del mismo nombre y a ntra dcha a medida que ascendemos vamos viendo con mayor detalle el glaciar y el pequeño circo que forman las crestas del Taillón.
11'45h, 7,40km.,desde el collado (2600m) tenemos unas vistas impresionantes del circo de Gavarnie y parte de la cascada, además del refugio, que todavía permanece en obras. Un ligero descenso hasta llegar al mismo donde nos  cargamos de agua y comenzamos la ascensión de una dura rampa de piedra suelta que nos conduce  hasta el comienzo del glaciar de la "brecha". Mientras nosotros ascendemos otros bajan. El tránsito es constante.
Los últimos que vamos cerrando el grupo, aprovechamos la roca sólida que da paso al glaciar para realizar  fotos individuales y de grupo con la Brecha al fondo.
La huella marcada en la nieve permite avanzar  sobre el nevero sin mayor peligro, eso sí, uno a uno. Mientras unos avanzan otros esperan.
El último tramo, superado el nevero, exige una pequeña trepada si dificultad, hay que utilizar las manos.
2808m, 12'48h., 8,62 km. Brecha Rolando. Hay que abrigarse, sopla aire y las nubes, que vienen y van bastante deprisa, ocultan por momentos el sol originando un descenso rápido de la temperatura.
Toca decidir quién quiere subir al Taillón, hay que apresurarse porque la niebla oculta su cima  a partir del dedo, y es posible empeore el tiempo.
Salvo unos pocos, fatigados, que prefieren esperarnos y quedarse al cuidado de las mochilas, y Toni y Alfredo que prefieren el Casco, el resto, la mayoría, emprendemos la ascensión de los 336m. de desnivel que nos separan de la cima.
Despacio pero sin pausa, al ritmo que marca Cru, vamos ascendiendo hasta el dedo, donde aminoramos la marcha para ayudar a Niko en el punto más aéreo del recorrido, la zona del dedo y los 50m. de cresta siguientes. Merche y Jairo están reticentes para continuar, pero con los ánimos del resto consiguen también hollar la cima.
3144m. 14h. 10,14 km. El Taillón. Lástima de la niebla que no permite disfrutar de las vistas. Fotos individuales y de grupo ocupan el poco tiempo que permanecemos en la cima.
El regreso lo hacemos por la traza de la  ladera sur, evitando el tramo de cresta en la ascensión. El descenso lo hacemos sin problemas, cuando llegamos a la Brecha nos están esperando el resto, incluidos Toni y Alfredo, para comer.
15,30 h. Comenzamos el descenso, lo hacemos evitando las cadenas y la cueva de casteret por la senda que desciende al barranco. Aprovechamos un poco de nieve que hay al fondo para realizar el bautizo de los iniciados en su primer 3000, Belén, Pablo, Marcos, Jairo, Alex, Merche y Encarna. Ritual que realizamos siempre con los primerizos.
Evitamos el descenso al plano de Millaris para alcanzar el collado improvisando por mitad ladera del Pico Anónimo, sorteamos unas pequeñas margas de piedra suelta  ayudándonos con las manos en algún tramo pero que no reviste peligro ni dificultad. En el Collado enlazamos con la senda de la cueva, llamado camino de la Brecha. A nuestra derecha, en el llano, en el Plano de Fertús, nos llama la atención el enorme pluviómetro situado en el fondo. La traza está muy marcada, no ofrece pérdida alguna en todo que resta de recorrido. En el siguiente collado (Descargador) Cru, Luichi y yo decidimos desviarnos y realizar la ascensión del Pico Millaris (2619m) y Tabacor (2779m). El resto seguirán hasta el refugio.
Ligeramente acelerados por el poco tiempo disponible, siguiendo unas veces las marcas que encontramos e improvisando otras, vamos cresteando coronando Millaris (17,52h., 16,32km) y Tabacor (18,22h, 17,63km). La niebla, que se mueve con rapidez, nos impide unas vistas claras de Cotatuero, en cambio, en el descenso, podemos observar por momentos las cimas de Monte Perdido y Cilindros.
20,05h. Llegamos al refugio. Los demás, perfectamente ubicados en las literas de la parte vieja, ya están cenando, nosotros tenemos que esperar hasta las 21h en el segundo turno. Aprovechamos la espera  para ducharnos, con agua caliente, y cambiarnos. Las duchas funcionan con una ficha que permite 4' de agua caliente, tiempo más que suficiente.
Para cenar de nuevo lentejas y pollo. No está mal pero no se puede comparar con nuestra anterior pernoctación.
Ocupamos mesa con un grupo de Sorianos y con una chica alemana, Nele, que está haciendo el recorrido del GR-11 sola desde Irún. La invitamos a que mañana venga hasta Pineta con nosotros.
Quedamos a las 7h a desayunar. A las 10h estamos todos en el catre.


TRAVESÍA PIRENAICA. Goriz a Pineta, por Faja de   las Olas. 9-septiembre-2018.

Nos levantamos puntualmente, a las 7h todos estamos o hemos desayunado. Amanece nublado, empieza a llover casi cuando vamos a tomar la salida. Arrecia. Decidimos esperar, prevemos que deje de hacerlo en un periodo corto.
Corros de conversación, más café, partida de guiñote, todo vale mientras confiamos deje de llover. Todos esperan y algunos que han precipitado la salida regresan al refugio.

8,30h. Con Chubasquero, cubremochilas y paraguas comenzamos la marcha, Nele se acopla al grupo. Un ligero sirimiri nos acompaña en la partida, pero ya se atisban unos grandes claros.
En el cruce del barranco de la "subitialla" nos despojamos de una capa de ropa y recogemos paraguas. Aquí se desvía la senda que se dirige por Cuello Gordo a Nerín. Nosotros seguimos el GR-11 hacia el collado de Góriz o de Arrablo (2312m.) al que llegamos a las 9,30 h después de 2,12 km. Aquí se desdobla el GR-11 hacia Fuenblanca. Caen de nuevo unas gotas que se disipan enseguida. Intentamos sin éxito contactar, aprovechando unas rayas de cobertura, con los autobuses para adelantar el horario de recogida. Lo conseguiremos un poco más tarde.
El día ya despejado nos permite realizar unas bonitas instantáneas de nuestro recorrido por la faja, del cañón de Añisclo y de las Tres Marías.

11'52h. 5,68km. (2722m). Una vez superado el paso de las cadenas paramos a almorzar, todos salvo Cru, Niko y C. Abadía que comienzan el descenso por el tramo de sirga para ganar tiempo por su verticalidad. Ellos lo harán superado el obstáculo.
A las 12,15h. Reiniciamos la marcha. El tiempo sigue siendo estupendo, calor. Alguna nube pasajera atempera los rayos de sol.
12,54h., 6,79km. (2526m). Estamos situados en la Collata de las Olas, donde disponemos de las mejores  vistas del Valle de Pineta, llanos de  La Larry y Circo de la MUNIA, con Robiñera  incluido.
De aquí al collado donde comenzamos el descenso en picado a Pineta nos separan escasamente 570m. (2460m.). Continuas lazadas sirven para amortiguar el fuerte desnivel hasta el pequeño prado de la "coma de fayatas". (1982m). Aprovechando una surgencia con abundante agua y que son las 14,20h aprovechamos para realizar una parada y comer. Llevamos 8,93km. y todavía hay que continuar con el fuerte descenso. Nos quedan aún 737m de desnivel en poco más de 3 kms.
A partir de aquí entramos en una zona boscosa con una abundante vegetación, pinos principalmente y líquenes, acompañados de una notable presencia de frambuesas. La humedad, consecuencia de las fuertes lluvias últimas, es muy alta, circunstancia que incrementa la sensación de calor.
Salvo Encarna que desciende con cuidado por una inflamación en la rodilla, el resto, también con la misma precaución, lo hacemos con más ligereza.
Los destrepes son necesarios en algún tramo, ayudándonos  de manos y trasero. Un poco antes de llegar al barranco de "la solana", las piernas sobrecargadas ralentizan la marcha de Cris. Le echamos una mano con la Mochila. Todos nos esperan junto a la  fuerte cascada y pequeña badina que forma el barranco. Encarna aprovecha para refrescar sus doloridas e inflamadas extremidades.
16,11h.,10,70 km. recorridos y 1500m. altitud. Reanudamos la marcha en dos grupos, más despacio por las circunstancias caminamos Niko, Encarna, Luichi, Tomás, Manolo, Toni, Andrés, Cris y yo. A partir de aquí los pinares dan paso a un hayedo espectacular con ejemplares centenarios.  Vamos observando la existencia de hongos en el recorrido, no muy numerosos pero que sirven como pequeña lección micológica.
Llegamos al fondo del valle por "las inglatas", atravesamos el mismo cruzando el río, sin apenas agua, hasta llegar al refugio.
17,05h, 12,21km., (1245m.). Han sido 8,30h las dedicadas a esta exigente y bonita jornada, no por el ascenso, tan apenas 431m., sino por los más de 1200m. de descenso desde el collado hasta el refugio en apenas 5 km.
Mientras Alfredo y los chicos regresan, han continuado hacia el parador en busca del bus, el resto nos refrescamos en el bar del REFUGIO y nos despedimos de Nele.
ENHORABUENA a todos por los importantes retos conseguidos y muchas gracias por poder contar con vuestra compañía.

Moncayo 16 de septiembre de 2018




FOTOS de la ascensión.
MONCAYO. Circular desde Santuario por Collado Castilla (pico negrilla), Moncayo, Pico Lobera y Collado Bellido. 16.sepbre.2018

Sandra, Niko, Marcos, Tony y Antonio, al final no ha podido venir Raúl, que se descuelga en el último minuto por problemas de estómago. 8,32h. (1572m). Parking Santuario del Moncayo. Mañana con una temperatura agradable para caminar y despejada. Comenzamos por la senda que parte desde el parking hacia Collado Castilla bordeando por el noroeste la cima del  Moncayo. Inicialmente atravesamos una zona de pinar viejo con suave pendiente que todavía se hace más llevadera cuando cambiamos el bosque por el canchal de piedra suelta. La senda discurre en diagonal a mitad ladera sin apenas vegetación, sólo losetas y cantos de piedra que dejan emerger ocasionalmente algún arbusto. Las vistas de la divisorias Navarra, riojana y soriana se intuyen desde nuestra posición,  Vozmediano y su castillo al fondo son un primer plano de unas vistas cuyo horizonte se pierde difuminado con la neblina. Nos adentramos de nuevo en una zona de pinar, una vieja mayata todavía resiste los avatares del tiempo, ya sin techo cobija los últimos restos de fuselaje de una avioneta Piper Cherokee PA-28 EC-BJO que se estrelló cuando realizaba el trayecto San Sebastián-Madrid. Doscientos metros de bosque terminan al converger nuestra senda con el camino que asciende de Voz mediano. Un sobresaliente hito de piedras marca el punto.
9'31h. 2,96 km. (1833m).Deberíamos girar a la izquierda 90° y continuar la ascensión hacia el collado Castilla, pero decidimos seguir en diagonal y cruzar un mar de arbustos y  bajo matorral hasta la ladera de Peña Negrilla, donde buscaremos los cantos rodados para continuar subiendo hasta el pico.
10'08h. 3,87km. (2117). Peña Negrilla. Objetivo improvisado que hemos alcanzado sin problemas. Estamos en el mejor punto para divisar las localidades  de Olvega y Agreda. Unos minutos de descanso para ayudar a descargar la bota, las fotos de rigor y descenso hacia el Collado.
10,32h. 4,59km. (1947m). Collado Castilla o de Pasalobos. Desde este punto afrontamos los casi 400m. que nos faltan de desnivel. La senda discurre por el pedregal de la  ladera casi en verticalidad, con constantes lazadas que suavizan el desnivel. No faltan hitos que marcan el camino, no es necesario buscarlos porque la huella lo hace predecible.
Se adelanta Marcos, los demás vamos más suave esperando a Sandra. Coronamos buscando la placa dedicada a Machado, homenaje merecido en la cumbre a la que ha dedicado bonitos versos, la encontramos mirando  a su querida Soria. "Al Moncayo azul y blanco" texto de la placa colocada en julio 2008.
11'18h. 5,72km. (2314m). Al llegar a la cima compartimos bota con unos montañeros sedientos, a su vez otros que están almorzando en el punto geodésico nos dejan mitad de tortilla de patata de la que damos buena cuenta. De postre melón troceado, todavía fresco  apetece muchísimo por el calor que hace y sobretodo por la ausencia del temido cierzo. Lástima la nieblina del horizonte que no nos permite divisar Guara y nuestros queridos Pirineos.
Fotos aquí y allí, sobretodo junto al pedestal con la Virgen del Pilar.
Después de tener un emotivo recuerdo a Juan, amigo Ejeano de Sandra y conocido de todos nosotros por acompañarnos en una ascensión a Guara, fallecido este año al despeñarse por el circo de San Miguel, emprendemos la marcha. Son las 12,05h., hemos permanecido casi una hora disfrutando del momento y reavivando recuerdos.
Dejamos el descenso tradicional al cucharón y seguimos por el Alto de las Piedras, Alto del Corralejo y Collado de Morcas hasta el Pico de Lobera (2226), 12,57h. 9,18km.
Hemos dejado bastante atrás nuestro Moncayo y ahora descendemos buscando el Collado Bellido (13'37h 11,60 km. 1879m), punto donde giramos bruscamente a la izda para buscar en diagonal la parte baja del circo Morcas. Intento antes acortar por la pedrera el pronunciado triángulo isósceles que forman las dos sendas pero ante la fuerte pendiente y que vamos muy bien de tiempo decidimos seguir la ruta prevista.
El descenso es suave, primero con vegetación escasa hasta llegar a la dehesa del raso, aquí el  Pinar es más frondoso y encontramos además un manantial (1710m), 13,52km. 14,05h. Nos percatamos como  un corzo observa con atención nuestros pasos, inmóvil mientras lo perdemos de vista.
La sombra que nos proporciona el bosque de pinos y el manto de sus hojas aciculares  hace muy agradable el caminar, además del suave descenso, interrumpido en ocasiones por alguna corta rampa.
14'34h, 15,98 km., 1628m. Santuario. Sólo una foto de grupo en la fachada del Santuario y Continuamos hacía el parking. La cima del Moncayo se cubre por momentos y presumimos que pueda caer alguna tormenta.
14'46h. 16 km. 1572m. Fin del recorrido. Echamos cuenta de las cervezas que ha traído Niko y después de cambiarnos las camisetas sudadas bajamos hasta el espléndido hayedo de la Fuente la Teja. Oímos truenos lejanos que se disipan enseguida.
Tortillas de patata, una rica ensalada de tomate de huerta y pasta, y para celebrar la ascensión primera de Sandra al Moncayo una botella de cava.




Ermita de Sescún. 12 de septiembre de 2018



FOTOS

ERMITA DE SESCÚN. circular de Gabardiella por Matapaños. 12.SEPBRE.2018

Andrés y Antonio. 8'05h., 918m. Parking del puente de Lusera. Teníamos previsto para hoy la ascensión al Balaitus, pero las previsiones meteorológicas lo desaconsejaban, así que decidimos visitar un objetivo que ambos teníamos pendiente, la ermita de Sescún, pero realizando una circular ascendiendo Gabardiella y Matapaños.
9'10h. (1528m). En poco más de 1 h. estamos en la minipradera que se abre paso entre los bojes y pocos pinos de este tramo de la ascensión. Observamos el único corzo que veremos en el recorrido. Después de atenciones fisiológicos urgentes cruzamos la pradera y nos adentramos por una zona boscosa que da paso a una superficie herbosa donde atisbamos los primeros hongos (champiñon y pedo de lobo).
Sorprendemos a un jabato en la ascensión que sus típicos "guarridos" avisa a sus congéneres de nuestra presencia.
Un poco antes de coronar un par de macrolepiotas son otra muestra de lo que será una buena temporada micológica.
9'27h. (1645m). Cresta de Gabardiella. Giramos a la derecha hacia el collado de Paules. La senda discurre por la cresta pero no ofrece dificultad alguna. Está limpia y muy marcada.
9'58 h. 3,92km.(1533m). Collado de Paules. Avanzamos por la hierba siguiendo la senda, que intuimos por estar bastantes crecidos los pastos, hacia las laderas del Lañarron por donde seguiríamos hacia cuello Bail. Nosotros, después de pasar el barranco de "la sarna", continuamos por la señal que indica "collado de Collicierzo", 10'24 h (1314m.).
500m. nos separan del collado (1417m) al que llegamos en apenas 10 minutos. Se empieza a nubla más, así que aprovechamos la parada para comer algo de fruta. Las vistas desde aquí del "Picón" nos ofrecen una perspectiva distinta, valorando la dificultad que entraña acometer su descenso por la vía noreste como indican algunos comentarios, aunque sea obligatorio utilizar cuerdas.
Desde aquí decidimos acometer el Matapaños, pero tenemos que salvar una peña (1487m) y bajar al collado (1464m) que separan las dos cimas, todo campo a través, por un mar de erizones, bojes y espinos. Empieza a llover.
11'19h. (1532m). Con algún arañazo hemos llegado a la cima. Lástima que siga lloviendo y no podamos disfrutar de las vistas de la Hoya. Tan apenas dos minutos y continuamos hacia Cuello Bail. Cresteamos durante unos cientos de metros hasta comenzar el descenso, son casi 200m de desnivel en poco recorrido. Antes de llegar a la pista (1316m), nos encontramos un pozo de hielo, bien conservado, del que desconocíamos su existencia. Semioculto entre pinos es una bonita sorpresa.
En el descenso ha cesado la lluvia, incluso sale el sol. Tomamos el atajo que evita unas pronunciadas curvas de pista y que conocemos de sobra por el recorrido a San Urbez. Perdemos unos minutos cogiendo algún rebollón.
De nuevo en la pista decidimos trotar un poco, así lo vamos haciendo hasta el siguiente atajo, el cruce de nuevo con el barranco "la sarna". Moras, hermosas de tamaño, y boletus satanás nos los encontraremos por el camino, de las primeras daremos buena cuenta en varias ocasiones.
13'06h. (1032m). Mesón de Sescún. Sin más dilación cogemos la senda, mal señalizada en algún tramo, que nos conduce hasta la ermita, a la que llegamos a las 13,38h. (1177m). Derruida casi en su totalidad ofrece un aspecto deplorable, casi invadida por arbustos y espinos.
Comemos algo y decidimos volver ascendiendo de nuevo a Gabardiella directamente, improvisando ruta. Nos cuesta encontrar la salida desde la ermita por lo vestido del terreno, especialmente por espinos. Tras varios intentos volvemos a la ermita buscando una zona herbosa que alcanzamos superando una zona de bojes espesa. Desde aquí el camino no será cómodo, erizones y más erizones, bojes y algún espino que vamos superando buscando las zonas pedrosas del "foratón". La pendiente pronunciada, tenemos que ascender 430m. de desnivel en tan apenas 1,7km que separan Ermita y cresta de Gabardiella, y la lluvia que comienza de nuevo, esta vez con más intensidad,  hacen que sudemos gota gorda.
A las 14,58h.estamos en la cresta, justo cesa de nuevo la lluvia, de nuevo sale el sol intermitentemente. Sólo nos quedan 0,45km. de cresta hasta el cruce de Paules, 15'07h, y 3,87km. de descenso hasta el coche.
16'01. Llegamos calados hasta los calzoncillos. Jornada dura a las puertas de casa y en un entorno, no por ser conocido, deja de ser espectacular. Han sido 23 km y 2050m de desnivel positivo.

Garmo Negro, Algas y Argualas. 2 de septiembre de 2018


FOTOS de la Ascensión.

GARMO NEGRO, ALGAS Y ARGUALAS. 2.SEPBRE.2018.

Niko, Toni y Antonio. 6,48h. 1637m. altitud. Comenzamos la ascensión desde el parking en la  entrada al balneario. Todavía de noche pero no necesitamos frontales, el crepúsculo empieza a iluminarnos.
No caminamos solos, vemos luces por detrás y oímos pasos por delante.
La ruta elegida para subir primero al Garmo es hacia  collado Pondiellos, para desviarnos a la izda. , después de una ascensión casi en vertical, en el cruce con la traza que viene de los ibones de arnales. Bloques grandes de granitos se convierten a la altura del macizo en una pedrera que atravesamos en una  larga diagonal y después, casi en vertical, para llegar a la faja que superamos en una trepada que nos sitúa en l inicio de ascenso al Garmo, por encima del pequeño glaciar del Argualas.
Con algún paso atrás por la cantidad de piedra suelta vamos subiendo despacio pero sin parar. Así a las 9,55h. estamos en la cima del Garmo (3064m). Chapó de nuevo a Niko que poco a poco va superando su vértigo. Aprovechamos la presencia de gente para hacernos foto juntos.
Echamos un bocado y después de media hora, 10,28h. iniciamos el descenso buscando esta vez la cresta que nos permita alcanzar el collado de Algás y poder ascender a la cima perdiendo la mínima altura.
11,30h. Cima Algás norte (3031m). Niko prefiere descender a su aire mientras Tony y yo decidimos crestear y hacer los otros dos Algás y seguir hasta Argualas. Un padre e hija vascos nos hacen la foto a los tres. Le indicamos a Niko donde debe esperarnos, pasado el nevero del glaciar, y Continuamos.
11,40h.Algas centro (3036m) y 11,49h Algás Sur (3006m). Descendemos un poco para ascender al Argualas por la ladera, el crestear son palabras mayores y exige mucha precaución asumiendo mucho más riesgo.
12,16h. Argualas o pico de la bandera (3044m). Su ascenso siempre es espectacular, algunas zonas aéreas exigen los cinco sentidos. El tiempo, sin aire, permite disfrutar del entorno y de la paz que se respira. No tiene la gente del Garmo. La pareja de vascos solamente, que llegan justo a tiempo para hacernos la foto.
Niko espera, así que comenzamos el descenso. Cruzamos los dos tramos de nevero, a los que hemos llegado rápidamente, y a las 12,50h. estamos los 3 juntos.
Decidimos bajar, por realizar una media circular, por el barranco, debajo de la Mallata Alta de Argualas.
Descendemos rápido, al trote en algún tramo, así  las 13,53h (2181m) estamos en el cruce de sendas con Pondiellos y a las 14,25h. en el coche.
6,55 h. en movimiento y 7,35 h tiempo total.

Collarada, 22 de agosto de 2018




COLLARADA. Circular. Collarada, Collaradeta, El Fraile, Peña Nevera y Somola Alto. 22-agosto-2018

FOTOS de la ruta.

Andrés, Rubén, Tony y Antonio. 6h. Carrefour. Con un ligero retraso salimos con el coche de Rubén hacia Villanúa. Temperatura agradable, 16° en Huesca y 12° en la barrera de la pista que accede a los refugios situada a 1245 m. altitud, punto de partida y llegada.
A las 7,20 h comenzamos a caminar por la pista, son tan apenas 300 m., un cartel nos señala a la derecha la senda que conduce hasta el refugio de la trapa y que viene desde Villanúa, 2,10h indica. A las 8,25h, tan apenas 55' más tarde llegamos, pensamos que los tiempos están mal calculados, aunque el desnivel es importante, 500m., no hemos subido tan deprisa como para quitar tanto tiempo......pensamos.
La humedad en el ambiente, que presagia tormentas por la tarde, hace que vayamos empapados. Rubén aprovecha la fuente para rellenar el bote. Observamos un quebrantahuesos que revolotea por encima de nosotros. Veremos  varios más de estos ejemplares (buitres de las ovejas) en peligro de extinción a lo largo de nuestro recorrido.
A partir de aquí hay que seguir marcas e hitos, senda muy bien señalizada hasta el último tramo de ascenso. La pedrera ha creado varias alternativas pero que todas lleva a la trepada final de  la chimenea.
En esta última fase del ascenso observamos cómo desciende, por nuestra izda., todavía por encima de nosotros, un runner que nos ha pasado antes del refugio, y poco antes de la chimenea nos adelanta otro.
Al fondo observamos un par de parejas que siguen nuestros pasos.
Al llegar a la cima, 10,43h, tenemos suerte y se ha disipado la neblina que veíamos en el ascenso. La también llamada montaña pastel, seguramente por la forma de guinda de la cima, nos permite unas vistas por todos los lados espectaculares... Imposible enumerar todos los Picos, se ven todos, incluso si el día está despejado, hacia el sur, se pueden atisbar Moncayo y los Picos de Urbión. Y al fondo, a sus píes, el Ibón de Ip, lleno, con aguas azules que contrastan con el azul celeste del cielo.  Comemos algo de fruta, y un fresco melón troceado que ha subido Tony. Aprovechamos la presencia del corredor para que nos haga la foto juntos y comenzamos el descenso hacia el collado de Ip, 11,07 h.
Los hitos no ofrecen ninguna duda para seguir la ruta, tras un descenso rápido, saltando por una pedrera final, a las 11,32 h. estamos en el Collado.
Iniciamos un nuevo ascenso hacia el Fraile, vamos ladeando a media altura la cresta evitando descender lo mínimo posible, este tramo está compuesto de piedra suelta, cantos rodados relativamente gruesos que nos permiten avanzar sin deslizar os. . Por la zona denominada El Paso vamos buscando la cima, pero antes nos encontramos con la grata sorpresa de la ventana del Fraile. Un agujero enorme  en la roca por la erosión nos permite disfrutar de unas vistas del Ibón de Ip únicas, con un marco natural irrepetible.
Ascendemos por la parte izda de la "ventana", nos obliga a descender unos metros para evitar pasar sobre ella, fotos y seguimos hasta el Fraile, 2.702 m.. (12,20 h.)
En la cima nos percatamos que las nubes ya empiezan a ser más persistentes, se van agrupando y son más negras, pero todavía abundan los claros sobre las sombras.
Cresteamos y descendemos al collado de Collaradeta para seguir camino a su cima. No ofrece complicación alguna, intuitivamente vamos avanzando por las gleras de piedra  suelta siguiendo a  la cima en diagonal, una pequeña trepada y ya estamos en la cima. 12,47 h.
En el descenso observamos una docena de sarrios que se dirigen galopantes hacia una chimenea al norte que tiene una pronunciada caída hacia Ip. Ni rastro cuando nos acercamos.
Peña Nevera, nuestro próximo objetivo. Descendemos un poco más, hace rato que no vemos marcas. Para evitar seguir haciéndolo afrontamos una trepada para superar una raya de piedra. Salvado este  obstáculo, seguimos ascendiendo  después por la ladera llena de piedra blanca y cardos en flor a cuyo  alrededor revolotean las avispas. Parece mentira que subsistan a esta altura.
2715 m, 12,15 h. Cima de Peña Nevera. Las vistas desde aquí del Ibón de Bucuesa nos recuerdan nuestra excursión pasada por el valle de Aurín hacia el Somola y que no pudimos concluir por la cantidad de nieve.
Descendemos  de nuevo hacia las dolinas que nos separan de nuestro siguiente objetivo, Somola Alto. Impresionantes también los agujeros kársticos, otra sorpresa del recorrido, con uno de ellos de grandes dimensiones, con proporciones de 50x50 y una profundidad de más de 70 m. que todavía permanece rellena  de nieve hasta la mitad.
Tenemos que girar hacia el sur para dar la vuelta a la cima del Somola y afrontar por esta cara los últimos metros de ascensión. Un trepada fácil nos acerca a la explanada de la cima, nos caen las primeras gotas, el cielo se está cerrando encima de nuestras cabezas. 2685 m, 13,49 h.
El pequeño prado de la cima alterna la superficie herbosa con una gran cantidad  de flores edelweiss. Vistas de nuevo sorprendentes, especialmente de Peña Telera y del valle del Aurín.
Precipitados la marcha porque arrecian las gotas y todavía nos quedan, a priori, una última cima, Somola Bajo.
Se crestea en la bajada del Somola, con cuidado no ofrece gran dificultad el destrepe salvo en algún tramo de piedra suelta que hay que prestar más atención por no desprender piedras por el resto de compañeros.
Cuando descendemos la zona más complicada empieza a granizar y tenemos que ponernos chubasqueros con rapidez. La temperatura ha descendido rápidamente, no estaremos a más de 10°. La piedra mojada y la lluvia, junto con los truenos que se oyen a izda y dcha., nos obliga a abandonar la idea de seguir al Somola Bajo.
Decidimos no crestear y retrocedemos  unos metros para tomar la pedrera, debajo del Somola Alto, e improvisar una ruta hasta el refugio de Cubilar de la Espata. Estamos a 2600 m., tenemos que descender 1000 m hasta el refugio, donde haremos un descanso y comeremos. Son las 14 h.
Seguimos con el mapa los pasos adecuados que nos permiten seguir descendiendo sin mayores problemas. Pedreras, canchales, superficies de piedra kárstica (lapiaces),  y mantos herbosos vamos superándolos poco a poco , dejamos  atrás el circo de Borreguil, donde sorprendemos a media docena de corzos que desaparecen rápidamente en cuanto detectan nuestra presencia, y nos adentramos en los prados de Marañán. Ha parado de llover pero seguimos escuchando truenos. Al final de este valle atisbamos de nuevo trazas de senda y mojones que nos confirman hemos tenido buena orientación; retomamos la senda marcada por hitos que nos lleva por el barranco del Bozuelo hasta el refugio, al que llegamos a las 15,27 h., justo cuando empieza de nuevo a llover.
Comemos y damos tiempo a que aminore la lluvia. A las 15,55 h., con chubasqueros todos menos yo, continuamos el último tramo de descenso por la senda que indica Villanúa. Lo hacemos alternando el trote con caminar, así en tan apenas 25 minutos estamos en el puente que cruza el barranco  y 15 minutos después, a las 15,39h., llegamos al coche, punto final de esta inolvidable jornada, no sólo por el esfuerzo sino por la belleza y singularidad del recorrido.

 Estadística :
 Distancia total: 19,50m.
 Desn.subida acumulado: 2563.47m
 Altura máxima : 2895.17 m
 Altura mínima : 1254.7 m
 Ratio de subida: 31.82 %
 Ratio de bajada : 26.09 %
 Desnivel positivo por Km: 142.1 m
 Desnivel negativo por Km:139.39 m
 Tiempo total : 8:54:28 h
 Tiempo en movimiento: 6:55:02 h
 Tiempo parado : 1:59:26 h