Primer domingo de mayo: Subida al TOZAL DE GUARA

10.5.16 0 Comentarios

1-MAYO-2016 . Subida al TOZAL DE GUARA. Rio Formiga a Bentué de Nocito.

Comienzo: 7,20 h. Llegada 17,40 h. Desnivel positivo 1750 m., Negativo 1300 m.

Galería de FOTOS


El pasado domingo, 1 de Mayo, un grupo de 17 Javieres, como ya es tradicional, partían a las 6,30 h desde Salesianos para realizar la ascensión al Tozal de Guara.
Este año el camino elegido partía desde el Rio Formiga,  para después de pasar por la Virgen de Arraro, acometer el tramo final de  la ascensión por una vía casi olvidada  que les acercaría al pozo de hielo de Vallemona y ya desde aquí enlazar con la senda tradicional que sube desde Santa Cilia. El descenso se haría por la pedrera de la calle norte para tomar, después,  la senda que por el barranco de la pillera asciende hasta Petreñales y por las Cañatas llegar a Bentué de Nocito, final del recorrido.
Eran las 7,20 h. cuando se comenzaba la dura subida, a priori más de 1700 m. de ascensión y poco menos de 20 km. de recorrido. El camino bien marcado en este primer tramo dirección a la ermita de la  Virgen de Arraro, atraviesa un campo,  yermo, repleto de "gordolobo", nombre popular de la Verbascum  Nigrum, utilizada antiguamente según indica Andrés, nuestro experto en esta materia,  para la pesca de pescado azul en ríos.  Las lluvias últimas y la climatología, no muy dura, han ofrecido un marco apropiado para que los campos de la zona adquieran un aspecto espléndido y un colorido especial con unos verdes intensos, paisaje del que disfrutaremos a medida que vayamos ganando altura. Terminado éste la senda discurre por un pequeño barranco (Chorrotera) que alimenta al Formiga y que pasa por una antigua buitrera.
Antes de llegar al desvío a la ermita paramos a reponer fuerzas, no sopla el viento y se está bien al sol. Bien avanzada la marcha, la pérdida del móvil de Andrés, obligan a éste y a Rubén que le acompaña, a retroceder para buscarlo; Por suerte lo localizan en el lugar donde se había parado a quitarse ropa, la vuelta rápida y un mal entendido les hace subir hasta la ermita de la Virgen de Arraro, casi 100 mts. más de desnivel,  los demás la han evitado al tomar antes el desvío marcado hacia la pista que conduce a la Tejería y Santa Cilia. Aquí se para a almorzar.
Andamos unos  cientos de metros por la pista dirección oeste hasta que comienza la aventura, dejamos el camino y comenzamos la ascensión por la pared sin trazas, como se puede, dirección a Vallemona, por los Canciles, recorrido muy empinado que nos hace enseguida coger altura.  Con mucho cuidado en este tramo  por las abundantes piedras sueltas que dificultan la subida, tanto es así que a poco estamos de tener un buen susto, una piedra de buen tamaño desprendida cae parándose a pocos centímetros de M. Dolores. Nos acordamos de   La Divina Providencia.
Lolo tiene problemas musculares pero puede seguir, falta de hidratación? . Aún así se sube a buen ritmo, vamos cumpliendo el horario previsto. Al abrigo del  pozo de hielo de Vallemona  (12,05 h) tomamos fuerzas antes de reemprender la marcha, ya por terreno conocido. A medida que vamos ascendiendo el aire sopla más fuerte, tanto es así que debemos tomar precauciones e incluso agarrarnos para que no nos derribe y poder avanzar con seguridad . En el collado de la Ronera, donde la senda converge con la ascensión de Fenales, se hace insoportable.
Afortunadamente, a medida que vamos ascendiendo al puntón, en el último tramo de ascensión, el aire amaina y nos permite disfrutar de la cima, por supuesto bien abrigados, a la que llegamos diez minutos antes de lo previsto, 12,50 h.. Todavía queda nieve del último temporal que dejó prácticamente  cubierta la cruz.
Caras conocidas en la cima, coincidimos con los distintos grupos de Peña Guara y sus monitores Fernando Grasa y Oscar Ballarín, con quienes departimos un buen rato, y entre los cursillistas alguno de nuestros jóvenes socios, Iván.


El descenso, como estaba estipulado,  se hace por la pedrera de la cara norte, no obstante tenemos que retroceder un poco más de lo previsto para acceder a la misma por la zona con menos nieve y evitar las zonas  heladas que podían hacer más dificultoso el descenso.  Son las 14,25 h. cuando acometemos esta fase del descenso, para ello Sole, M. Dolores y Ana bajan acompañadas por los más expertos para que sepan hacerlo talonando, la forma más segura y rápida de hacerlo.
Dejamos a la izda. el collado de Chemelosas y nos incorporamos a la senda que sube a Petreñales desde  el barranco de la Pillera, encontrándonos con la dificultad añadida que supone la inmensa cantidad de pinos caídos. Dejamos de contarlos, pero seguramente más de medio centenar invaden la senda, tumbados por las últimas nevadas han dejado un paisaje en este tramo caótico. Hay trabajo abundante para los trabajadores del parque. A mitad descenso aproximadamente, tomamos la senda  en diagonal  que en  más suave descenso nos acerca al comienzo del barranco de la pillera, donde termina el barranco Petriño.
Son las 16 h. cuando paramos a comer y a reponer fuerzas, ya lo necesitamos por el esfuerzo realizado, el desnivel acumulado de subida  hasta aquí supera los 1500 m., y aún nos quedan los últimos 150 m.  de ascenso hasta llegar a la fuente de las cañatas.
 Cruzamos el barranco para comenzar el ascenso, casi al final, en el collado, está la fuente y el punto de abastecimiento de agua de Bentué , localidad que divisamos ya desde aquí  y que tenemos a nuestro alcance.  El descenso se hace rápido, pero antes de llegar realizamos una breve parada en la Caseta de Simón, donde CRU nos ofrece una explicación sobre la forma de disponer las piedras en el tejado.
Pasadas las 17,30 h., cumpliendo horarios, llegamos al parking de Bentué de Nocito, donde nos espera el microbús con la nevera con refrescos. Fin de una excelente y dura jornada. Nueva Travesía lineal, nuevo recorrido con cerca de 20 km y aprox. 1700 ms. acumulados positivos de desnivel.



0 comentarios: