Travesía 2018: De Baños de Panticosa a Pineta

4.10.18 0 Comentarios


FOTOS de la Travesía.


TRAVESIA PIRENAICA. Baños de Panticosa a Bujaruelo. 7/9/2018.

6h. HH Desamparados 6,15h en Salesianos. 25 socios, todos federados, subimos al bus de Avanza que nos deja, todavía de noche, en el parking del Balneario.
Las previsiones del tiempo han sido  malas, anunciando agua y tormentas, pero han mejorado en los últimos días, no obstante comenzamos a caminar con la idea de mojarnos  en un momento u otro del trayecto. Esta circunstancia ha hecho que las mochilas, todas, excepto la de Cru, lleven un peso adicional por paraguas, chubasqueros y ropa de repuesto.
Con las camisetas rojas del club iniciamos la marcha con unos pocos frontales encendidos.
Primer objetivo el Ibón de Brazato, donde tenemos previsto almorzar.
La ascensión, pasito a pasito, se empina desde el principio, vamos siguiendo en continuas lazadas el GR-11 que muy bien señalizado nos llevará hasta San Nicolás de Bujaruelo.
El frondoso  pinar inicial que nos acompaña en los primeros minutos de caminata desaparece dando paso a pedreras de granito, más o menos grueso y descompuesto que no dejaremos hasta  superado e iniciado el "Puerto viejo de Brazato" para unos y cruzando el barranco de Espelunz para el resto.
2402m., Ibón de Brazato. Son las 9,06 h cuando llegamos al ibón. Aprovechamos la deseada aparición del sol para almorzar. Mientras lo hacemos consensuamos la división del grupo para seguir una ruta alternativa al GR-11; la mayoría seguirá la ruta prevista guiados por Tomás, le acompañarán la totalidad del sexo femenino y los chicos, además de Niko, Quique, Monclús y Manolo. Cru, Andrés, Alfredo, Carlos, Luichi, Toni y yo bordearemos el Ibón para ascender  por el collado Serrato al Pico Batanes.
9,40 h. Cada grupo comienza la marcha, el Ibón separa los caminos. Nosotros cruzamos la presa y seguimos las marcas que van desapareciendo a medida que nos acercamos al collado. Son las 10,39h (5,69km.desde el inicio), cuando estamos disfrutando de las vistas que nos proporciona su posición, el circo que forma la peña y pico de Brazato y el pequeño Ibón de Espelunz.
Descendemos unos metros para continuar cresteando hacia nuestro siguiente objetivo Pico Batanes o Baldeirán. El recorrido no es aéreo, aunque hay que tener cuidado con las piedras sueltas y descompuestas.
6,95km.,11'33h. Hacemos cima permaneciendo unos minutos en ella, la mañana sigue estando despejada y calurosa. Desde sus 2696 M. tenemos unas vistas despejadas  del Vignemale, que tenemos situado casi enfrente. También divisamos el valle del Ara, al que dirigimos la vista para ver si atisbamos al resto del grupo, y hacia el sur el Ibón de Catieras.
Empezamos a descender, avanzando por la cresta, hasta un pequeño collado, aquí cambiamos de vertiente para continuar por una ladera herbosa en su primer tramo hasta el fondo del barranco de Espelunz. Buscamos una suave pedrera que utilizamos para bajar más deprisa.
Una fuente, a mitad ladera, nos sirve como excusa para realizar una corta parada.
Al emprender la marcha observamos a media docena de sarrios que huyen al galope ante nuestra presencia. Se dispersan.
2225m. 13'03 h. 8,67km. Cruzamos el barranco y ascendemos por un manto herboso que ya no dejaremos en el resto de recorrido hasta el fondo del valle del Ara.
2331m. Collado de Vilà, donde se inicia el barranco del mismo nombre. Seguimos una traza hoyada por las vacas que discurre por el cauce del  barranco. La surgencia inicial, que brota en el Collado, se va nutriendo con los manantiales que surgen en el recorrido, especialmente por el lado izquierdo, en las laderas de los Picos Vilà y Carcilé.
El descenso lo hacemos rápido, después de sortear el último tramo más empinado que nos hace andar con más cuidado llegamos al río Ara.
1710m, 14,'30h.,12,50km. Los más intrépidos y osados decidimos cruzar el río , Alfredo y yo, justo en el cruce con el barranco,  buscando apoyo en las piedras, saltando. Andrés  río arriba  tiene que desnudarse para vadearlo. El resto, más inteligentes, descienden un ciento de metros y lo cruzan de forma segura por el puente metálico de "Abé".
Una vez en la otra orilla echamos la vista atrás, al GR-11, y enseguida avistamos al grupo que desciende en fila India. Casi prácticamente hemos llegado a la misma hora. Los esperamos y  seguimos juntos hasta las inmediaciones del puente, donde paramos a comer (15,10h).
Vamos bien de tiempo pero ante el anuncio de tormentas a última hora decidimos no perder tiempo en exceso.
El valle del Ara es único, propio de su situación, unas veces más encajonado que otras nos proporciona unas vistas y paisajes paradisíacos.
A la altura del refugio del Vado, enfrente del valle de Ordiso, que nos sorprende por su espectacular y caudalosos cascadas , la senda del GR-11 se torna en una pista frondosa llamada camino de Cauterets; franqueada por centenarios ejemplares de pinos y hayedos se hace muy ameno el caminar, aliviando el paisaje el cansancio acumulado. Estamos a 1625m y todavía tenemos que descender 300m. hasta el refugio.
16,28h. 1586m., 15,93km. Fuente. Aprovechamos para refrescarnos, coger agua y realizar una foto de grupo en el congosto del camino. Será la única foto que estemos todos juntos.
Mientras caminamos, en minigrupos, cada uno a su ritmo, no se cansa nadie  de hacer fotos, afortunadamente las tormentas no aparecen y la temperatura sigue siendo ideal.
17,30h., 20,11km., 1344m. +1744m. desnivel positivo. Llegamos al refugio, antes de lo previsto. Han sido 9,30h., intensas para ambos grupos por el esfuerzo y recorrido lleno de emociones por el paisaje descubierto, lleno de contrastes, alternando piedras, agua, pastos, montañas y valles.
Toca reparto de habitaciones (4+4+8, en tres habitaciones para nosotros, y +9 plazas compartidas), duchas, los más valientes se bañan en el río (chavales), cervezas y cena a las 20,30h. Nada que objetar a ensalada, lentejas (alguien repitió 5 veces) y pollo con patatas, todo en abundancia y acompañado con vino a discreción.
Fin de la exitosa primera jornada. Algunos tomamos café en la barra antes de acostarnos.


TRAVESIA PIRENAICA. Bujaruelo a Goriz. 8.09.2018

6,30h. Desayuno. Esther aceptó nuestra petición de desayunar media hora antes de lo habitual. El buffet, muy completo, nos satisface a todos. A las 7h. estamos ultimando mochilas y haciendo hueco para  los picnic.
7,15 h. con una temperatura agradable y con el cielo despejado cruzamos de nuevo el viejo puente del Ara, pero esta vez hacia Francia, el Puerto de Bujaruelo.
El recorrido empieza con ascenso desde el principio, al abrigo de pinos y bojes, con continuas lazadas, y a la derecha del barranco de Sandaruelo. Con la presencia de los tendidos eléctricos van desapareciendo los árboles, dejando paso a pastos del que dan cuenta el omnipresente ganado bovino de estas montañas. Antes hemos dejado el desvío a Bernatuara.
Vamos todos alineados, juntos, con un paso discreto pero sin parar, lo que no impide que observemos el paisaje y contemplemos  al fondo, ya lejano, el valle del Ara y parte de nuestro recorrido del día anterior.
En el cruce del barranco de Lapazosa, a la altura del refugio, realizamos una corta parada, son las 8,50h y estamos a 2000 m. altitud. Hemos realizado una buena ascensión hasta este punto. Iván presenta un fuerte dolor de cabeza, que afortunadamente, le desaparecerá en el Puerto.
Cruzamos un pequeño prado, flanqueado por las planas de Lapazosa a ntra izda y la grallera de Bujaruelo (Gavietos) a ntra dcha antes de acometer el último tramo de ascenso hasta la divisoria francesa.
9,48 h. 4,50km. 2272m altitud. Puerto de Bujaruelo o Port de Boucharo. Parada obligada para almorzar. Abrimos las bolsas de picnic para dar cuenta de parte del contenido mientras vamos observando el incesante paso de Franceses que se dirigen a nuestro segundo objetivo, la Brecha de Rolando. Una ligera brisa, aún con la mañana soleada, nos obliga a abrigarnos.
Casi 3/4 de hora de descanso, una larga parada para recuperar fuerzas. 10,25 h. Reanudamos la marcha. La senda, muy transitada, discurre por la cara norte de las laderas del Taillón. Gralleras y canchales de piedra dan forma al camino que cruza al principio correntías de agua que surgen del deshielo del glaciar de los gavietos. A nuestra izda., al fondo, el valle de Pouey Aspé y el barranco de Tourettes, la senda se eleva suavemente sobre ellos hasta alcanzar la cascada que forma el glaciar del Taillón. Ahí que cruzarla con destreza para no mojarse y ascender en zig-zag por un canchal de cantos rodados hasta el collado de serradets, a la izda el pico del mismo nombre y a ntra dcha a medida que ascendemos vamos viendo con mayor detalle el glaciar y el pequeño circo que forman las crestas del Taillón.
11'45h, 7,40km.,desde el collado (2600m) tenemos unas vistas impresionantes del circo de Gavarnie y parte de la cascada, además del refugio, que todavía permanece en obras. Un ligero descenso hasta llegar al mismo donde nos  cargamos de agua y comenzamos la ascensión de una dura rampa de piedra suelta que nos conduce  hasta el comienzo del glaciar de la "brecha". Mientras nosotros ascendemos otros bajan. El tránsito es constante.
Los últimos que vamos cerrando el grupo, aprovechamos la roca sólida que da paso al glaciar para realizar  fotos individuales y de grupo con la Brecha al fondo.
La huella marcada en la nieve permite avanzar  sobre el nevero sin mayor peligro, eso sí, uno a uno. Mientras unos avanzan otros esperan.
El último tramo, superado el nevero, exige una pequeña trepada si dificultad, hay que utilizar las manos.
2808m, 12'48h., 8,62 km. Brecha Rolando. Hay que abrigarse, sopla aire y las nubes, que vienen y van bastante deprisa, ocultan por momentos el sol originando un descenso rápido de la temperatura.
Toca decidir quién quiere subir al Taillón, hay que apresurarse porque la niebla oculta su cima  a partir del dedo, y es posible empeore el tiempo.
Salvo unos pocos, fatigados, que prefieren esperarnos y quedarse al cuidado de las mochilas, y Toni y Alfredo que prefieren el Casco, el resto, la mayoría, emprendemos la ascensión de los 336m. de desnivel que nos separan de la cima.
Despacio pero sin pausa, al ritmo que marca Cru, vamos ascendiendo hasta el dedo, donde aminoramos la marcha para ayudar a Niko en el punto más aéreo del recorrido, la zona del dedo y los 50m. de cresta siguientes. Merche y Jairo están reticentes para continuar, pero con los ánimos del resto consiguen también hollar la cima.
3144m. 14h. 10,14 km. El Taillón. Lástima de la niebla que no permite disfrutar de las vistas. Fotos individuales y de grupo ocupan el poco tiempo que permanecemos en la cima.
El regreso lo hacemos por la traza de la  ladera sur, evitando el tramo de cresta en la ascensión. El descenso lo hacemos sin problemas, cuando llegamos a la Brecha nos están esperando el resto, incluidos Toni y Alfredo, para comer.
15,30 h. Comenzamos el descenso, lo hacemos evitando las cadenas y la cueva de casteret por la senda que desciende al barranco. Aprovechamos un poco de nieve que hay al fondo para realizar el bautizo de los iniciados en su primer 3000, Belén, Pablo, Marcos, Jairo, Alex, Merche y Encarna. Ritual que realizamos siempre con los primerizos.
Evitamos el descenso al plano de Millaris para alcanzar el collado improvisando por mitad ladera del Pico Anónimo, sorteamos unas pequeñas margas de piedra suelta  ayudándonos con las manos en algún tramo pero que no reviste peligro ni dificultad. En el Collado enlazamos con la senda de la cueva, llamado camino de la Brecha. A nuestra derecha, en el llano, en el Plano de Fertús, nos llama la atención el enorme pluviómetro situado en el fondo. La traza está muy marcada, no ofrece pérdida alguna en todo que resta de recorrido. En el siguiente collado (Descargador) Cru, Luichi y yo decidimos desviarnos y realizar la ascensión del Pico Millaris (2619m) y Tabacor (2779m). El resto seguirán hasta el refugio.
Ligeramente acelerados por el poco tiempo disponible, siguiendo unas veces las marcas que encontramos e improvisando otras, vamos cresteando coronando Millaris (17,52h., 16,32km) y Tabacor (18,22h, 17,63km). La niebla, que se mueve con rapidez, nos impide unas vistas claras de Cotatuero, en cambio, en el descenso, podemos observar por momentos las cimas de Monte Perdido y Cilindros.
20,05h. Llegamos al refugio. Los demás, perfectamente ubicados en las literas de la parte vieja, ya están cenando, nosotros tenemos que esperar hasta las 21h en el segundo turno. Aprovechamos la espera  para ducharnos, con agua caliente, y cambiarnos. Las duchas funcionan con una ficha que permite 4' de agua caliente, tiempo más que suficiente.
Para cenar de nuevo lentejas y pollo. No está mal pero no se puede comparar con nuestra anterior pernoctación.
Ocupamos mesa con un grupo de Sorianos y con una chica alemana, Nele, que está haciendo el recorrido del GR-11 sola desde Irún. La invitamos a que mañana venga hasta Pineta con nosotros.
Quedamos a las 7h a desayunar. A las 10h estamos todos en el catre.


TRAVESÍA PIRENAICA. Goriz a Pineta, por Faja de   las Olas. 9-septiembre-2018.

Nos levantamos puntualmente, a las 7h todos estamos o hemos desayunado. Amanece nublado, empieza a llover casi cuando vamos a tomar la salida. Arrecia. Decidimos esperar, prevemos que deje de hacerlo en un periodo corto.
Corros de conversación, más café, partida de guiñote, todo vale mientras confiamos deje de llover. Todos esperan y algunos que han precipitado la salida regresan al refugio.

8,30h. Con Chubasquero, cubremochilas y paraguas comenzamos la marcha, Nele se acopla al grupo. Un ligero sirimiri nos acompaña en la partida, pero ya se atisban unos grandes claros.
En el cruce del barranco de la "subitialla" nos despojamos de una capa de ropa y recogemos paraguas. Aquí se desvía la senda que se dirige por Cuello Gordo a Nerín. Nosotros seguimos el GR-11 hacia el collado de Góriz o de Arrablo (2312m.) al que llegamos a las 9,30 h después de 2,12 km. Aquí se desdobla el GR-11 hacia Fuenblanca. Caen de nuevo unas gotas que se disipan enseguida. Intentamos sin éxito contactar, aprovechando unas rayas de cobertura, con los autobuses para adelantar el horario de recogida. Lo conseguiremos un poco más tarde.
El día ya despejado nos permite realizar unas bonitas instantáneas de nuestro recorrido por la faja, del cañón de Añisclo y de las Tres Marías.

11'52h. 5,68km. (2722m). Una vez superado el paso de las cadenas paramos a almorzar, todos salvo Cru, Niko y C. Abadía que comienzan el descenso por el tramo de sirga para ganar tiempo por su verticalidad. Ellos lo harán superado el obstáculo.
A las 12,15h. Reiniciamos la marcha. El tiempo sigue siendo estupendo, calor. Alguna nube pasajera atempera los rayos de sol.
12,54h., 6,79km. (2526m). Estamos situados en la Collata de las Olas, donde disponemos de las mejores  vistas del Valle de Pineta, llanos de  La Larry y Circo de la MUNIA, con Robiñera  incluido.
De aquí al collado donde comenzamos el descenso en picado a Pineta nos separan escasamente 570m. (2460m.). Continuas lazadas sirven para amortiguar el fuerte desnivel hasta el pequeño prado de la "coma de fayatas". (1982m). Aprovechando una surgencia con abundante agua y que son las 14,20h aprovechamos para realizar una parada y comer. Llevamos 8,93km. y todavía hay que continuar con el fuerte descenso. Nos quedan aún 737m de desnivel en poco más de 3 kms.
A partir de aquí entramos en una zona boscosa con una abundante vegetación, pinos principalmente y líquenes, acompañados de una notable presencia de frambuesas. La humedad, consecuencia de las fuertes lluvias últimas, es muy alta, circunstancia que incrementa la sensación de calor.
Salvo Encarna que desciende con cuidado por una inflamación en la rodilla, el resto, también con la misma precaución, lo hacemos con más ligereza.
Los destrepes son necesarios en algún tramo, ayudándonos  de manos y trasero. Un poco antes de llegar al barranco de "la solana", las piernas sobrecargadas ralentizan la marcha de Cris. Le echamos una mano con la Mochila. Todos nos esperan junto a la  fuerte cascada y pequeña badina que forma el barranco. Encarna aprovecha para refrescar sus doloridas e inflamadas extremidades.
16,11h.,10,70 km. recorridos y 1500m. altitud. Reanudamos la marcha en dos grupos, más despacio por las circunstancias caminamos Niko, Encarna, Luichi, Tomás, Manolo, Toni, Andrés, Cris y yo. A partir de aquí los pinares dan paso a un hayedo espectacular con ejemplares centenarios.  Vamos observando la existencia de hongos en el recorrido, no muy numerosos pero que sirven como pequeña lección micológica.
Llegamos al fondo del valle por "las inglatas", atravesamos el mismo cruzando el río, sin apenas agua, hasta llegar al refugio.
17,05h, 12,21km., (1245m.). Han sido 8,30h las dedicadas a esta exigente y bonita jornada, no por el ascenso, tan apenas 431m., sino por los más de 1200m. de descenso desde el collado hasta el refugio en apenas 5 km.
Mientras Alfredo y los chicos regresan, han continuado hacia el parador en busca del bus, el resto nos refrescamos en el bar del REFUGIO y nos despedimos de Nele.
ENHORABUENA a todos por los importantes retos conseguidos y muchas gracias por poder contar con vuestra compañía.

Javieres de Huesca

Club de Montaña Javieres de Huesca.

0 comentarios: