Placa Don Bosco

10.1.18 0 Comentarios

VILLALANGUA . Salinas Viejo, Osqueta,  Pardina Farrihuelo, Placa DON BOSCO , Pardina Ferrera y Villalangua. 7-1-2018.

M.Dolores, Angelines, M. Carmen Santos, M.Carmen Galindo, Encarna, Marcos, Manolo, Victor, Tomás, Andrés, Rubén, Niko, Oscar, Josico, Javier Pardo, Javier Cruchaga y Antonio.




Eran las 9 en punto de la mañana cuando comenzábamos a caminar desde el mirador de Villalangua, mañana templada, no muy fría pese a las previsiones metereológicas, y a las nevadas generalizadas por buena parte de España, incluida nuestra región vecina de Navarra. Somos conscientes de que anuncian agua por la Sierra, pero no mucha cantidad, así que abrigados con  guantes, buff,   chubasqueros y paraguas en mano cruzamos el río Arnabón que baja con bastante agua teñida de barro. Esperamos que no lleve tanta agua en la Javierada que ya tenemos en puertas.



Tan apenas llevamos 500 ms. de ascensión que tenemos que parar a quitarnos una capa de ropa. La barranquera que baña las margas arrastra piedras y barro de su base, contribuyendo a dar forma a las erosionadas laderas. La cantidad de agua que baja por el Barranco “Salau” nos hace suponer que veremos la cascada de Salinas Viejo en su apogeo y no tan seca como las últimas ocasiones que la he visitado. El propio camino, es invadido en algún tramo por el agua desbordada de las pequeñas acequias que llevan agua a las fajas enfrente de Villalangua.



La foz de Salinas siempre impresiona, la estrechez  del mismo y las paredes verticales que surgen del propio barranco generan sensaciones de admiración por el entorno. En lo más alto de las moles, los buitres aprovechan la altura para lanzarse en sus vuelos ascendentes unos y otros aprovechan la brisa para extender sus alas y ponerlas a secar. 

Llegamos a la cascada (9,35 h), a medida que nos acercabamos aumentaba nuestra expectación, especialmente de los que visitan el lugar por primera vez, son la mayoría del grupo. No faltan fotos, con todos, en pareja, individuales…...pero tenemos que seguir, nos esperan más sorpresas.
Después de superar en un llevadero zig-zag la cascada, una dura pendiente nos acerca a la abandonada (9,59 h) y derruida Iglesia de la Magdalena, primer edificio que nos indica que estamos en el antiguo Salinas, abandonado desde 1950 por un corrimiento de tierras que destruyó la gran parte de las viviendas.[1] Nos adentramos con precaución en la iglesia para observar lo poco que queda en pie, después de una breve charla de Cru sobre el lugar continuamos nuestra ascensión hacia la Osqueta, sin prisa pero sin pausa. Totalmente visible desde esta posición, observamos como la niebla va invadiéndola por momentos.



Cruzamos las antiguas fajas de cultivo dejando atrás las ruinas del poblado,  y cruzamos el barranco justo  debajo del pico de San Edón. Desde este punto la senda asciende a la sombre de bojes y pinos en una larga diagonal hasta la Osqueta. Algunas lazadas rompen la monotonía del camino ayudándonos a superar los casi 200 m. que nos restan hasta la doble V.


10,45 h. La Osqueta. Se levanta una ventisquera acompañada de granizo que nos obliga a abrigarnos de nuevo y sacar chubasqueros y paraguas. Tan apenas unos minutos para pertrecharnos bien y continuar por la cara sur de la Sierra  al abrigo de la raya que forman las crestas. Una ligera niebla nos impide divisar por momentos la profundidad del valle. Entre granizo y copos de nieve cambiamos de orientación por debajo de las puntas del Galocho, seguimos por una senda mal trazada hasta llegar hasta un corral abandonado. En este punto, nuestro  excelente guía, buen conocedor del medio, tras pensar si seguir la pista ascendente, más corta,  o descendente un poco más larga pero más segura al estar más protegida de niebla y ventisca, se decide, muy acertadamente, por esta opción. Descendemos por ella hasta una pequeña explanada donde gira a nuestra izda para salvar la Collada de Fuencalderas, nosotros seguimos la traza, casi rectos, en un corto tramo en descenso de tan apenas 200 m., seguimos  después  hacia el oeste en  suave diagonal  ascendente a buscar el corral de Farrihuelo. Desde lo alto, disipada la niebla, y con la apertura de algún claro, observamos el viejo camino que hemos abandonado hace un momento y  que pisamos en este tramo en  la Javierada hasta el barranco de la Reacuba cuando venimos de San Felices por el Corral de Artaso.



La senda, bastante embarrada, no ofrece ninguna dificultad, siguiendo sus marcas nos lleva a tramos sobradamente conocidos y al Corral de Farrihuelo, al que hoy debemos de estar muy agradecidos. Cuando llegamos las últimas unidades del grupo (12,16 h.) y penetramos en la cabaña el fuego de la chimenea  casi ha prendido gracias a los primeros. 
Al calor de la chimenea, que aprovechamos para secar alguna prenda, almorzamos y comemos, damos buena cuenta de la bota, chocolate caliente y cafés, algún sorbo de esta oscura y agradecida bebida amerada con algunas gotas de whisky o buen orujo, hoy apetece más que nunca en esta mañana fría. Después de firmar en el libro expresando nuestro agradecimiento y dejar un donativo, emprendemos la marcha justo  1 hora después. Hay que dar gracias, como muchas veces, a la Divina Providencia por este regalo y por la elección del momento del chaparrón que ha caido estando en el refugio.



En tan apenas 15 minutos llegamos a nuestro objetivo, el mirador de la Sierra de Santo Domingo, donde buscamos el mejor punto para reponer la placa de DON BOSCO. Al abrigo de una peña y en la cara sur, a 1210 m., encontramos un lugar idóneo que nos permitirá en la peregrinación situarnos todo el grupo sin mayor problema para la oración. Muchísimas gracias Niko por tu generosa y perfecta elaboración de la placa. Una vez instalada y después de una breve oración que inicia Cru iniciamos el descenso por el Portillo Molinero hacía Pardina Ferrera.



Son las 14 h. cuando nos adentramos por una bonita senda protegida por pinos, bojes, acebos y por un vistoso y frondoso hayedo que nos aproxima en tan apenas 15 minutos  hasta un espacio abierto donde hay una generosa  fuente. Aquí un cartel indica el retorno por otra senda hacía Fuencalderas y hacía Peña Canto. A partir de este punto la traza casi se pierde, se intuye por donde sigue el descenso, pero afortunadamente Cru no tiene mayor problema para orientarse. Así seguimos por una zona mucho más vestida que nos acerca al barranco que recoge el agua de la fuente anterior, de la Ralla de las Paletas y de Sierra de Faja Alta. Unos mojones nos reafirman en la buena dirección. A partir de aquí comenzará la aventura y la emoción que supone cruzar y volver a cruzar el barranco, produciéndose en los pasos más complicados mojaduras y chapuzones. Nada de importancia que luego no suponga comentarios anecdóticos y ralentizar un poco más el descenso por evitar los obstáculos. Casi todos, de una manera u otra, tocamos agua.




A las 15,40 llegamos a Pardina de Ferrera, cerrada a cal y canto por ausencia de sus moradores, auxiliadores nuestros en otras Javieradas. Un poco de chocolate y seguimos, esta vez por la pista, hacia Villalangua. La perreta de la finca, que nos recibe con tímidos ladridos al llegar, nos acompaña. Abrimos y cerramos la puerta que limita los terrenos de la propiedad  y seguimos a buen paso, todos en grupo salvo pequeños retrasos para atender necesidades. No evitamos tomar algún pequeño alcorce para evitar un par de curvas de la pista, así llegamos enseguida a las instalaciones abandonadas de un antiguo campamento de verano, son las 16,25 h. La pista se hace monótona, pero china chano cuando nos damos cuenta estamos  de nuevo a la orilla  del Arnabón, punto conocido de los Javieres. Cruzamos por el puente el río y en apenas 15 minutos estamos de nuevo en el parking, a la entrada del pueblo, punto final de esta excelente y aventurera jornada. Son las 17 h.

FOTOS de la JORNADA.

"DESPOBLADOS EN HUESCA: SALINAS VIEJO." 11 abr.. 2010, http://www.despobladosenhuesca.com/2010/04/salinas-viejo.html

0 comentarios:

Marchas DOMINGUERAS 2017

8.1.18 0 Comentarios

Dentro del programa de  quedadas "marchas DOMINGUERAS" que se organizan para todos públicos, seguidamente relaciono las tres realizadas en el presente año:


Domingo 29-octubre-2017.Castillo de Montearagón y a las trincheras.
Todo resultó bien con un día espectacular, iniciándose la marcha a las 10,15 horas desde la explanada del Lidl. Fuimos 32 personas de todas edades, el más pequeño de 4 años y el mayor un jubilado con sus nietos. Contamos con la presencia del alcalde de Quicena que nos enseñó Iglesia y Castillo por completo. Comimos en su patio de armas, para continuar después el regreso a Huesca por las trincheras y la cresta de la sierra. A las 16.00 de la tarde estábamos todos de regreso. Al final resultaron casi 12 km. que aguantaron pequeños y mayores sin problemas.



Domingo. 26 noviembre 2017. Sierra de Bonés
Nueva jornada dominguera por la Sierra de Bonés. Partiendo de Mesón Viejo,  por la antigua calzada romana y continuando posteriormente por la senda que discurre junto a la acequia que canaliza el trasvase del Flumen a la presa de Arguis llegamos al nacimiento del río, cerca de la ermita de la Malena, donde no se pudo comer por el estado ruinoso que presenta, en cambio observamos el buen estado de la imagen de María Auxiliadora.   Pese a la mañana heladora disfrutamos del novedoso recorrido que discurre entre pinos, bojes y hayas en un entorno cercano y conocido.  




Domingo. 17 diciembre. 2017. Vadiello. San Cosme y San Damián.
Salimos a las 10:30 de vadillo. Salimos 18 personas 9 de ellos niños. Subimos hacia la cruz cubierta y la ermita de San Cosme y San Damián donde llegamos a almorzar a la fuensanta. Desde allí unos volvieron a Huesca y otros continuamos hasta la cruz blanca donde comimos a la vez que cazaban jabalíes. Nos hicimos fotos con dos que habían cazado . proseguimos camino para volver de nuevo a la presa de Vadiello sobre las 5 de la tarde. Excelente día de sol y de compañerismo entre todos. Todos los niños sin problemas. El más pequeño de 4 años y el mayor jubilado.



FOTOS

0 comentarios:

BARA. Circular Bara, Miz, Biban y Bara. 6-12-2017 (Día de San Nicolás)

8.1.18 0 Comentarios




BARA. Circular Bara, Miz, Biban y Bara. 6-12-2017 (Día de San Nicolás)


M. Dolores, Tony, Niko y Antonio. Son las 8,30 h. aprox. cuando partimos de Huesca, mañana fría (-2), lo que nos hacía pensar que encontraríamos un clima helador al cruzar el valle de Nocito, pero no tanto, -11º nos marca el coche a la altura de Lusera, desde aquí la temperatura va oscilando grado arriba grado abajo, llegando a Bara con -10º. Desde Used la presencia de nieve en la carretera es constante, menos mal al 4x4 que no se mueve y nos hace circular con total seguridad. Bien pertrechados, con el almuerzo, la bota vino y hoy una botella de cava para celebrar a San Nicolás, iniciamos la marcha a las 9,45 h. Hoyamos nieve enseguida, el primer tramo de senda al abandonar el pueblo, justo detrás de la ermita de San Pedro, ya está blanco, anunciándonos que la encontraremos en muchos tramos de nuestro recorrido. Cruzamos el Alcanadre en el punto donde la señal indica MIZ, sin dificultad, no baja desgraciadamente apenas agua, y la que hay está helada. La senda nos lleva paralelos al río durante unos cientos de metros hasta que encara el barranco de Miz, lo cruzamos, está totalmente helado ofreciéndonos un buen marco para hacer fotos, lo seguiremos hasta el pueblo siempre por su izquierda. No ofrece dificultad, la ascensión suave pero constante está bien marcada por continuos mojones, no obstante es un camino muy intuible que no ofrece ninguna duda. Seguimos pisando nieve por las zonas más sombrías. A las 10:38 h. hacemos la entrada por lo que sería la única calle del pueblo, situado a 3.41 km. de Bara y 1.120 m. de altitud. Nos llaman la atención unas ruedas de molino tiradas en el suelo junto a una pequeña balsa que todavía conserva la canal del sobradero, que intuimos serviría como abrevadero. Un poco más adelante una balconada todavía resiste entre paredes en lo que se presume sería una buena casa. La herrería, que mal conserva la base de la fragua, ocupaba un espacio de tan apenas 10 m2., todavía quedan algunos herrajes que corroboran la utilidad del espacio. La pequeña iglesia, de una sola planta, tendría el altar en una lateral, así parece por una pequeña ventana ovalada en la pared de enfrente que seguramente aprovecharía la luz del mediodía para iluminarlo. Todavía la torre conserva un buen aspecto, con dos ventanas en su puerta principal que en la columna central de apoyo tiene una de sus piedras tallado el año 1913, seguramente la última fecha de su restauración. La temperatura ya ha subido, estaremos a 6/7 º, el sol empieza a calentar, así que aprovechamos la pequeña parada que realizamos para quitarnos una capa de ropa. Dejamos la aldea a las 11 h. con la paz que se respira en el entorno, solamente interrumpido por algún cencerro de las cuatro vacas que pastan tranquilamente a pocos metros del pueblo en lo que serían huertas antaño. Esta, al igual que la mayorías de pueblos y aldeas de los valles de la Guarguera y Nocito, se abandonó en los años 60 del siglo pasado. En la salida varias señales indican distintas direcciones, a Nasarre, que nos elevaría al collado desde donde podríamos también dirigirnos a Alastruey, y a la izda. a Bibán, senda que tomamos y que también en camino ascendente nos llevará a bordear la sierra de Zarzamurso cruzando pequeñas barranqueras y zonas de espesos pinares y robledales. Camino singular y espectacular, con tramos de buena nieve que contrasta con el resto de colores de la vegetación. La escarcha pegada en espinos, bojes y pinos nos permiten fotografiar bonitas estampas navideñas. El recorrido hasta Bibán (1.126 m. altura), que nos aparece casi de repente en lo alto del barranco, se nos ha hecho muy corto. Una senda parapetada por lo que queda de muros de piedra nos acerca a las primera casa ruinosa del pueblo. Tan apenas restos de 3/4 casas y un par de paredes de lo que se presume sería su iglesia. Otro pueblo con un triste final. Es hora de almorzar, son las 12:10 h. Es un buen lugar para hacerlo, buscamos un punto soleado, justo en el cruce con la senda que marca Bara-Binueste. No falta café y el cava que ha portado Niko para celebrar su santo. Lo acompañamos todo con unas barritas de nutella. Casi 45 minutos de parada cuando nos damos cuenta, así que pese a que estamos muy bien es hora de continuar, tenemos que llegar a Huesca antes de las 16 h., si es posible, para que pueda coger el tren M. Dolores, y llevamos 6.78 km., un poco más de la mitad del recorrido. El descenso lo hacemos rápido hasta el Alcanadre, la senda discurre por su izda. bordeando las barranqueras que desaguan en su cauce. Con pequeños toboganes, cruzando cárcavas y zonas frondosas de bosque, nos alejamos y aproximamos al cauce del río. Seguimos pisando nieve y realizando fotos con los hermosos contrastes que proporciona el entorno, es inevitable. Enseguida nos vamos a llevar una bonita sorpresa, el río helado, con sus caos de piedras arropadas por el manto blanco de la nieve, junto con las badinas heladas, nos depara una de las mejores imágenes del día. Descendemos con precaución hasta el fondo del río, no queda otro remedio. Hacemos bonitas fotos, pero no igualan las que se quedarán grabadas en nuestras retinas, seguro. Continuamos perdiendo minutos con las paradas, 4, 11, 5…..pero el día es único e irrepetible. Si los paisajes anteriores han sido indescriptibles, todavía nos quedaba la sorpresa final. El cruce del río, con tramos helados antes y después, nos ofrece también un marco de película, de fotos de perfil de whatsapp. Un buen colofón para llegar casi al final de la jornada. Cuesta seguir adelante y abandonar el lugar, pero seguimos avanzando para afrontar los últimos dos km. de recorrido. No hemos avanzado 500 m. cuando nos encontramos el desvío a Binueste, un buen mojón, además del cartel, te lo recuerdan. El cauce del río sigue helado en la mayor parte del recorrido que nos resta hasta Bara, deparándonos todavía bonitas fotos. A las 14:45 h. llegamos al punto de partida. Jornada que recordaremos gratamente durante mucho tiempo, pese a las bajas temperaturas de inicio. Casi hemos estado más tiempo parado, disfrutando del paisaje, que caminando, confirmando lo que hemos disfrutado. Distancia total 9.38 Km (track) + 2.70 km. desde error track.= 12.08 km Desn. de subida acumulado 478 m. Desn. de bajada acumulado 478 m. Altura máxima 1218.84 m Altura mínima 932.09 m Tiempo total 5:00:00 h Tiempo en movimiento 3:02:12 h Tiempo parado 1:57:48 h.


Distancia total 9.38 Km (track) + 2.70 km. desde error track.= 12.08 km
Desn. de subida acumulado 478 m. Desn. de bajada acumulado 478 m.
Altura máxima 1218.84 m  Altura mínima 932.09 m
Tiempo total 5:00:00 h Tiempo en movimiento 3:02:12 h Tiempo parado 1:57:48 h.


0 comentarios:

VADIELLO. CUEVA LOS MURCIÉLAGOS

8.1.18 0 Comentarios



VADIELLO. CUEVA LOS MURCIÉLAGOS
Andrés y Antonio. 24.11.2017
Aparcados en el refugio de Peña Guara comenzamos el descenso al río a las 11:53 h.. Al mismo tiempo que descendemos vamos buscando la senda, difícilmente se distingue, así que aplicamos nuestra intuición y seguimos la traza del camino seguido en el intento anterior. Intentamos limpiarla un poco de zarzas para que los próximos encuentren menos dificultad, dejamos incluso mojones que señalan el recorrido.
Una vez en el cauce, baja poca agua, escasamente llega al tobillo, nos descalzamos y buscamos el punto con menos vegetación a la otra orilla.  
Seguimos, esta vez ya ascendiendo, intentando marcar el recorrido para que no haya en un medio plazo apenas dificultad para poder llegar a la boca de la cueva, escondida detrás de encinas y madroños.
Andrés se ha adelantado buscando la entrada mientras yo sigo ascendiendo más lentamente limpiando la senda de zarzas y matorrales.
Son las 13.45 h cuando hacemos las primeras fotos en la entrada de la cueva.
Una boca de dos metros de altura en la parte más alta nos permite penetrar sin dificultad, con una ligera pendiente  al entrar por la parte izda.,  se precipita al cabo de unos metros por un terreno más resbaladizo, hay que tener cuidado para no resbalar y caer al fondo, donde la pared y un estrechamiento nos detendría. No descendemos mucho, se nos hace tarde, así que dejamos las labores de investigación para otra ocasión, simplemente realizamos fotos de la entrada y hacía el interior. La iluminación de la boca nos permite ver sin dificultad. Solo atisbamos un murciélago en toda la cueva, permanece colgado en su posición ⇐clásica prácticamente inmóvil. Seguramente sus congéneres estarán en el interior o en recovecos más oscuros.    
Perfectamente se distinguen las formaciones calizas, estalactitas y estalagmitas, típicas de estas cuevas calizas y aquí no son una excepción.
Son las 14 h. cuando empezamos el descenso, esta vez rápido, sin detenciones, así en tan apenas 15 minutos hemos cruzado de nuevo el río y a las 14:28 h. estamos de nuevo en el coche.
Objetivo cumplido…….y señalizado.
Distancia total 2.78 Km .Desn. de subida  236.92 m  Desn. de bajada  234.47 m
 Altura máxima 876.93 m  Altura mínima 684.91
Tiempo total 2:35:00 h Tiempo en movimiento 0:45:00 h Tiempo parado 1:50:00 h
https://www.ibpindex.com/ibpindex/ibp_analisis_completo.php?REF=37219214886822&LAN=es&SMD=m&MOD=HKG

0 comentarios:

VADIELLO. Lineal al HUEVO desde parking presa

8.1.18 0 Comentarios


VADIELLO. Lineal al HUEVO desde parking presa.


Comenzamos la marcha cayendo cuatro gotas desde el primer parking de la presa, aparcamos el coche junto al edificio de la D.G.A.. El cielo está semicubierto pero no tiene pinta de llover mucho, desgraciadamente nada más cruzar la presa no sólo se para sino que sale intermitentemente el sol.
Oímos ruidos de sierra mecánica, provienen del final de la presa, deben estar cortando leña, un coche está aparcado en la pista justo encima de donde los escuchamos, nos cruzamos enseguida con una persona que entendemos será uno de los trabajadores.  
Observando los madroños, bonito contraste del rojo maduro del fruto y el verde intenso de sus hojas, llegamos por la pista hasta el exconjuradero (ermita de la Santa Cruz) donde tomamos la senda que parte  hacia la ermita de San Cosme y San Damián. Descendemos al fondo del  barranco que nace en el alto de la carrasca, seco pero con una frondosa vegetación de bojes que conservan la humedad. La senda se eleva en diagonal primero y después en varias lazadas a buscar la pista que lleva a las puertas de la ermita. No es nuestro objetivo pero nos acercamos a la entrada, la apertura de la puerta nos permite avanzar al interior del patio. Un coche aparcado y los ladridos de un perro nos hacen retroceder; no queremos perder mucho tiempo, así que  volvemos a la pista  y seguimos por ella buscando el desvío que partirá a nuestra izda. hacia el huevo. El camino, siempre en sentido ascendente, que discurre paralelo al barranco, tiene en apenas 1 km la mayor concentración de Ermitas que hayamos visto, en la primera curva las ruinas de lo que era la de San Miguel, solo se conservan varias tramos de pared, un poco  más allá  la  pequeña ermita de San Urbez, un solo habitáculo de tan apenas 10 m2., sin puerta pero cubierta con un techo artificial de chapa que por lo menos evitará un rápido deterioro. Una leyenda escrita a lápiz en el marco de la puerta anuncia la visita no muy lejana de unos feligreses de la Almolda. En la siguiente curva, la ermita de la Fuensanta, dando nombre a la fuente que surge allí mismo. Está cerrada pero tiene una mesa de piedra junto a ella que invita a sentarse después de saciarse con sus frescas aguas. Un ciento de  metros más arriba, un edificio similar, pero sin techo, ni puerta, era la ermita de San Gregorio, digo era por el estado deplorable que presenta al igual que las demás. Seguimos hasta la siguiente lazada de la pista, donde esta vez a ntra dcha. se sitúa la ermita de Nuestra Señora de Fabana, más grande de planta que las anteriores, aproximadamente de 100 m2. construida en mampostería, con un pequeño pórtico cuyo techo se está cayendo  y aconseja precaución al acercarse a la puerta de hierro para poder observar la imagen de la virgen, situada en un pequeño púlpito al fondo. Es una pena su estado de  abandono, una llamada a quién competa. ⇓      
El camino, jalonado de carrascas y madroños, nos proporciona una bonita imagen de San Cosme y San Damián, antes de abandonar la pista para tomar la senda, bien señalizada, hacia el huevo. 
Varios zigzag nos elevan, observados por unas cabras enriscadas en el punto más alto, hasta el pequeño bosque de robles ⇓  y encinas, que debido a su frondosidad, oscurece el ambiente dándole un aspecto tenebroso, sorprende gratamente.   
La senda, después de cruzar el carrascal, se adentra a la derecha hacia la pequeña barranquera que forma la peña San Cosme. La espesura del sotobosque y la humedad del barranco dan un verdor y frescura al trayecto que contrasta con la sequedad de la parte alta. Lo cruzamos poco antes de juntarse con el barranco que forman las laderas de Punta Negra y Plano San Cosme, y seguimos su recorrido hacia el pantano. La senda sigue hasta la presa pero nos paramos en el punto indicativo que señala nuestra situación justo debajo del “huevo” y el punto final. ⇒   
Realizamos unas fotos desde abajo y ya de vuelta buscamos un punto más alejado y despejado (está marcado el desvío con mojones) que nos permita realizar mejores instantáneas desde la distancia. Así es, un par de fotos más, y retornamos ligeros por el mismo camino, esta vez sin entretenernos como en la ida. Nos espera nuestro siguiente objetivo de hoy, “la cueva de los murciélagos “. En el trayecto de vuelta nos cruzamos con una pareja de la guardia civil con un perro “pastor alemán”, el land rover lo veremos aparcado en el exconjuradero. 
  


Distancia total 8.06 Km + 2,94 km. (desde fallo track, ermita San Urbez) = 11 km.
Desn. de subida acumulado 472.26 m Altura máxima 981.76 m Altura mínima 732.37
Tiempo total 2:20:10 h Tiempo en movimiento 2:10:19 h Tiempo parado 0:10:51 
Hora inicio 9:24 h. Hora fin 12:15 h.

0 comentarios: