Puertos de Beceite

28.4.17 0 Comentarios


FOTOS de la travesia

0 comentarios:

Nuevas Fotos

10.4.17 0 Comentarios

Se han añadido nuevas galerias de fotos correspondientes a las tres últimas salidas del Club:







0 comentarios:

Gabardiella, Orlato, Ibirque, Lúsera

9.4.17 0 Comentarios



GABADIELLA - ORLATO - IBIRQUE- LUSERA - STA MARIA DE BELSUÉ ---8-abril-2017

Partimos de la puerta de Salesianos, tan apenas 5º, presagio de que tendremos temperatura rayando los 0º en el Valle de Belsué.
No nos equivocamos, a medida que descendemos al valle, pasado Belsué, encontramos un manto blanco que indica la hermosa rosada, el termómetro sigue bajando hasta el -1º que encontramos debajo de Lusera, zona donde aparcamos a la dcha. de la carretera, justo donde marca la señal el comienzo de nuestra ascensión.
Empezamos a caminar a las 7,50 h., cruzamos el barranco de la carruaca, tenemos cuidado de no pescar, porque baja bastante agua, y comienza la senda que con diagonales y lazadas  va ganando altura desde el principio. La senda discurre hasta casi la mitad de ascensión bien protegida por bojes y los invasores erizones.. El esfuerzo nos ayuda a superar la baja temperatura, no obstante con los primeros rayos de sol y la continua pendiente nos invita a quitarnos alguna capa de abrigo.
El barranco de Lanafurco permanece siempre a nuestra izda, este desciende desde la cima de la sierra hasta el barranco de Lusera ó Carruaca. A mitad de ascensión un antiguo refugio de Icona nos llama la atención, actualmente derruido. Tomamos fotos desde la distancia. Un ciento de metros más adelante, aprox. a 1250m. altitud,  bojes y erizones dan paso en "loma Calva" a una explanada herbácea que no abandonaremos hasta las zonas de cresta. La senda gira ligeramente a la izda., dirección a Lanafurco, para salvar por la zona mas accesible la parte alta de la "artica", que dejamos a nuestra derecha. Atravesamos una zona de pinos que nos llevan a una pequeña mallata donde todavía podemos pisar los restos de las últimas nieves. Desde este punto la pequeña traza de senda coge un buen desnivel para salvar los últimos metros que enfilamos casi en línea recta.
Mientras subíamos echábamos la vista atrás para observar el valle y el embalse, hacía tiempo que no estaba tan lleno, al fondo Lusera e incluso Santa María de Belsué se ven con claridad, iluminados por el sol que ya hace tiempo ha superado las cimas mas altas que lo ocultaban. Intentamos en el horizonte describir el camino que tomaremos a la vuelta en nuestra circular, al regreso de Ibirque.
Ya en la cresta, 1600 m., giramos a la izda., dejando a nuestra dcha. el Pico Luna (1636 m.) y la senda que nos llevaría en ruta circular por las Paúles y su barranco hasta a Ciefuens. Tan apenas 2 km. de cresta, sin aéreos, nos separan del Gabardón (1696m). Mientras avanzamos hasta la cima, en una mañana despajada, podemos observar el paisaje que nos proporciona toda la sierra de Gabardiella y sus numerosos barrancos, así como el Guatizalema y la Cresta de la Ronera (Fragineto y Corcurezo). A nuestra Dcha.  El Matapaños, El Borón y las formaciones calizas de Vadiello, con la cima de San Jorge destacando. El Rey de Guara, el Tozal, todavía con restos de nieve que se atisban con claridad, emerge detrás del Fragineto. Nos cuesta superar los pocos metros que nos separan de la cima por las paradas continuas que realizamos para observar con atención no solo el paisaje cercano, también el horizonte en sus cuatro puntos cardinales, destacando al norte  todo el Pirineo cubierto de nieve y el Moncayo, al sur, con su cima pintada de blanco.
El Gabardón es un buen punto para almorzar, nos detenemos un buen rato para compartir las viandas. No faltan un par de botas de buen vino que todavía mantienen la frescura de los caldos.
Nos queda todavía bastante recorrido, así que pese a estar muy a gusto, decidimos aprox. 20 m. después emprender el camino dirección a la pardina de Orlato. En el descenso debemos ir atentos porque la traza no está muy marcada, hay tramos que generan confusión, especialmente donde la vegetación (pinos, carrascas y bojes) es mas espesa y no permite orientarse con la vista. La fuerte pendiente nos hace llegar pronto a la mallata de fragineto, hemos descendido en este punto 200 m. de altitud en poco más de 100 m. Tras un pequeño descanso de nuevo nos adentramos en la vegetación, realizamos  un pequeño destrepe para salvar el cerro de "orlato" (1298 m.) y encarar después de un descenso pronunciado y sin apenas marcas, la senda que en diagonal nos acercará hasta la pardina de orlato. Aquí tomaremos el GR-1 que nos desciende hasta el barranco de orlato, cruce con el GR-16, que encaramos para ascender al pueblo abandonado de Ibirque.
Las continuas badinas del cauce nos llaman gratamente la atención, sus aguas claras nos permiten tomar agua con seguridad. Son  cerca de las 13 h. y  la temperatura ha subido notablemente, se suda y apetece beber y refrescarse con el preciado líquido.  La senda discurre por trazas de antigua senda romana y en las proximidades de la localidad, protegida por muros de losas y piedra volcánica que nos llama gratamente la atención.
No vemos a nadie, son las 13.20 h., ninguna casa en pie, simplemente los ganaderos han aprovechado los restos de una de ellas para improvisar un aprisco para las ovejas. Nos perdemos por lo que debían ser sus calles principales. No deja de invadirte un sentimiento de tristeza al hacer volar tu imaginación para saber lo que era el pueblo hace una sesentena de años. Unos aperos de labranza abandonados nos llaman la atención a la salida del pueblo, en la senda que nos lleva a retomar nuestro camino circular hacia Lusera.
Atravesamos las planas de Ibirque, zona de cultivo, y la senda, siempre  bien marcada,  gira a la izda., dejando a la dcha. unas pequeñas marcas que nos llevarían a la pardina de Usieto. Seguimos nuestro camino disfrutando de la sombra que proporcionan pinos y carrascas, deteniéndonos en el cruce del Barranco de la Laña o de La Tosca para hacer fotos de la primera badina que nos llama la atención( 14:20 h), permanecerá siempre a nuestra izda. el resto de descenso hasta llegar a Lusera. Antes dejaremos a nuestra dcha. la pista que lleva a la Pardina de Usieto, recorrido que nos proponemos realizar más adelante en otra circular desde Pardina Navarro. Una surgencia que encharca el camino nos hacen hacer un poco el indio para no mojarnos, la salvamos sin problemas, eso sí, alguno con unos pequeños arañazos.
En Lusera paramos unos minutos, decidimos formar dos grupos, unos irán al parking a por los coches y el resto seguiremos (15:30 h) por el GR-1 hasta Santa María de Belsué, donde nuevamente nos juntaremos todos después de que unos hayan dejado el coche en el parking del cruce con el Flumen y los más andarines hayamos visitado la Iglesia de Santa María(15:50 h), único edificio en pie.
En el parking, casi buscando el sol y sombra, comemos a las 16:30 h. La hora y el esfuerzo nos hacen comer con ansiedad. Unas cervezas frescas nos refrescan y  alegran la velada, gracias Tomás. A las 17:20 h. levantamos el campamento, no sin antes hacer volver a realizar el recorrido  mentalmente y comentar la excelente jornada. ¡Qué paisajes! y tan cerca de casa.

FOTOS de la Jornada  y las Estadísticas de la Ruta.


0 comentarios:

Virgen de Arraro

3.4.17 0 Comentarios



VIRGEN DE ARRARO - 1231 m. 15'48 km. 1-4-2017

Mañana agradable para caminar, fresquita, lástima que el cierzo este haciendo acto de presencia, dejándose notar con fuerza fuera de los abrigos y espacios abiertos.
Dejamos los vehículos en el parking que se utiliza habitualmente en la orilla del Formiga para el inicio del barranco.
Son las 8,35 h. cuando comenzamos a caminar por la pista a la izda. de la carretera A-1227, justo nada mas cruzar el rio. En ligero ascenso pero constante,  viene bien para entrar en calor, nos lleva hasta los campos de "sasamper", donde termina. Abandonamos la pista que se dirige a un bancal superior y bordeamos el primer campo por la parte izda.,  al final del mismo superamos un pequeño margín a nuestra dcha. y cruzamos el siguiente por el medio, aprovechando el barbecho, directamente hasta el inicio de la senda.
La trazada no ofrece ninguna duda, está bien marcada y pisada, la enfilamos con tranquilidad porque su mayor desnivel nos hace resoplar a algunos. Unas lazadas permiten salvar el mayor desnivel y superar la primera dificultad de renombre, las rallas de Peiró.
La altura ganada nos permite observar sin dificultad a nuestra derecha el barranco "chorroteras" y a poco más de 1 km. en línea recta, al otro lado del barranco "la peña", la población de Santa Cilia de Panzano.
Un tramo más suave nos permite recuperar aliento, así llegamos hasta el desvío que a ntra. dcha.  nos anuncia "los covachos de cambros", camino de ida y vuelta que realizamos, son tan apenas 200 m. en ligero descenso que nos lleva al comienzo del barranco. La erosión ha creado en los aglomerados de piedra caliza unas cuevas que servirán de cobijo y refugio a cabras y buitres, muy numerosos en la zona.
Retomamos la senda de nuevo, a partir de este punto nuevamente se vuelve más exigente, con tramos bastante empinados pero sin dificultad, únicamente la que exige el mayor esfuerzo. El camino gira ligeramente al este para evitar adentrarnos en el profundo barranco de Yara, nos viene bien porque una ligera loma nos protege del viento que empezamos a notar más fuerte a medida que ascendemos.
Una vez alcanzada la pista que une "tejerías" y Santa Cilia, seguimos por ella dirección oeste hasta el comienzo del barranco de Yara. Un descenso rápido nos sitúa en este punto. Dejamos el camino casi justo en el punto que cruza el barranco, una señal a nuestra izda. indica la senda hacia la Virgen de Arraro ,  bordea el barranco situándonos a la dcha. del mismo. En diagonal y en constante ascensión, sorteando algunas ramas de carrasca caídas como consecuencia del fuerte viento, llegamos hasta el último desvío a ntra. dcha. que ya en  línea recta nos llevará hasta nuestro objetivo. Antes en el pequeño descanso que la horizontalidad de la senda nos proporciona hacemos alguna foto y tomamos un poco de aire del cierzo que sigue soplando y afrontar perfectamente  el empinado tramo final.
Buscamos abrigo en lo que queda del único vano en píe de la ermita para poder almorzar sin las molestias del hoy denostado cierzo, que agita con fuerza las ramas de bojes y carrascas,  y a nosotros si nos salimos de la protección, si no que se lo pregunten a Toni. Ni ganas de intentar ascender al Puntal d'Arraro (1191 m.)

Visitar pág. A. García Omedes.
El descenso lo realizamos deshaciendo el camino inicial. Unos paneles de abejas en plena actividad nos dan un pequeño susto en la pista, casi en el tramo final. En poco más de 1'40 h estamos en los coches. Realizamos una corta parada en el camping de Panzano para hidratarnos antes de regresar a Huesca. Bonita y entretenida jornada mañanera.

FOTOS de la Jornada.  y las Estadísticas de la Ruta.

VELOCIDAD
Media
Ascenso
En llano
Descenso

4,32 km.h
3,8 km.h
4,7 km. h
4,9 km. h
TIEMPO
Total
Ascenso
En llano
Bajando

4:19:33
1:53:41
0:11:42
1:35:22
DESNIVEL
Ratio de subida
Repecho máximo
Desnivel máximo


12,38 %
860 m.
28%








0 comentarios: